El rincón de Koreander

“Ante él tenía una habitación larga y estrecha, que se perdía al fondo en penumbra. En las paredes había estantes que llegaban hasta el techo, abarrotados de libros de todo tipo y tamaño”. La historia interminable, Michael Ende – BLOG DE LITERATURA FANTÁSTICA –

‘Prospectivas’, un repaso a la Ciencia Ficción española actual (nota: 9,5)

LIBRO DEL MES: TREINTA AÑOS DE REVISTAS, FANZINES, ANTOLOGÍAS Y PREMIOS RESUMIDOS EN 18 RELATOS

Cualquier antología siempre tiene altibajos. Hay relatos mejores y peores. Algunos justifican por sí solos la compra del libro, mientras que otros acaban apareciendo como relleno. Eso es algo que no ocurre en ‘Prospectivas: Antología del cuento de ciencia ficción española actual’, que ha seleccionado y prologado Fernando Ángel Moreno, y que ha publicado SALTO DE PÁGINA. El libro se compone de 18 relatos inolvidables de otros tantos autores, en los que no hay ni una sola página de más. La colección consigue aunar estilos muy diferentes y visiones del género completamente alejadas entre sí , pero manteniendo una armonía en el conjunto poco habitual con la que sí logra el objetivo final, resumir 30 años de afición en un puñado de historias.

Cesar Mallorquí, Elia Barceló, Rafael Marín, León Arsenal, Juan Miguel Aguilera, Manuel Vilas, Rodolfo Martínez, Joaquín Revuelta, Daniel Mares, Eduardo Vaquerizo, Julián Díez, Juan Antonio Fernández Madrigal, Santiao Eximeno, Juan Jacinto Muñoz Rengel, Carlos Pavón, Roberto Bartual, Matías Candeira y José Ramón Vázquez ponen cara a una generación (de varias décadas) en la que sí se echan en falta algunos nombres de la Ciencia Ficción nacional, como Gabriel Bermúdez, Víctor Conde, Ángel Torres Quesada o Sergio Mars, por mencionar sólo algunos. Sin embargo, aunque no estén todos los que son, sí son todos los que están. Futuros cercanos y visiones lejanas de naves espaciales, mundos optimistas donde todo parece posible e imágenes de una tierra devastada, acercamientos al humor y visiones terroríficas del porvenir… De extremo a extremo, los 18 relatos contenidos apenas dejan sin mencionar alguna de las grandes preguntas que plantea la Ciencia Ficción.

La edición es impecable gracias a una letra generosa y una encuadernación robusta como exige un libro de este tipo propenso a las relecturas. Sin embargo la elección de la portada no me convence. Aunque la imagen es atractiva y parece directamente sacada de la película Blade Runner, baluarte del género, no atisba nada de lo que contiene el interior (quizás el ciberpunk y el steampunk –del que recientemente se ha publicado otra antología a cargo de Felix J. Palma en la editorial Fábulas de Albión- sean precisamente los grandes olvidados de la colección). Tampoco entiendo la elección de un título (‘Prospectivas’) tan soso y pretendidamente intelectualista, ya que me temo que por desgracia alejará a un público mayoritario de un montón de relatos que pueden ser disfrutados tanto por habituales como por ajenos a la Ciencia Ficción, y que podrían servir perfectamente para acercar los autores de la tierra incluso a los lectores más profanos. (Nota: En la entrevista que nos concedió Fernando Ángel Moreno, y que puede leerse AQUÍ, está explicado el porqué del título).

Éste pretendido intelectualismo que se atisba en el título también se deja sentir en el prólogo, y es que parece escrito con intención de justificar al propio género. De alguna manera, la introducción parece decir: “No, señores, leemos historias de marcianos y naves espaciales pero es que es una licencia que nos tomamos para abordar la literatura seria”, cuando en sí mismo hablar de marcianos y naves espaciales es la esencia de la literatura. Esto no significa que Fernando Ángel Moreno desprecie ni mucho menos el género, la cuidada selección que ha hecho de historias ya debería bastar para evidenciar su pasión por la Ciencia Ficción, pero sí parece víctima del complejo de inferioridad que de alguna manera ha acompañado a los lectores y escritores de Ciencia Ficción desde la época de los primeros ‘Space Opera’.

Más allá de estos detalles, que no ensombrecen el conjunto, lo interesante son los relatos. Éstas son las 18 historias que podremos leer en ‘Prospectivas’:

El rebaño’ de César Mallorquí (publicado originalmente en 1993 en el fanzine BEM, número 33)

Se trata del cuento más largo del libro y también quizás el que puede parecer más cercano. De alguna manera, el relato es una fusión de ‘Colmillo blanco’, de Jack London, con ‘La carretera’ de Cormac McCarthy, ya que la narración está vista a través de los ojos de un perro –Brezo- que contempla un mundo devastado. Pese a todo, la visión de Brezo no es la única que nos ofrece Mallorquí, quien también nos pone en la piel de un satélite que ha tomado conciencia de sí mismo (quizás habría que añadir la primera película de ‘Star Trek’ a la fusión de argumentos con la que hace malabares esta historia). Una historia magistralmente narrada, cargada de aventura, capaz de observar el horror con el desapego de un animal, y que al mismo tiempo finaliza con una imagen –la que da título al relato- que es en sí misma una alegoría sobre el destino de la humanidad.

La estrella’ de Elia Barceló (publicado en el número 13 de BEM, en 1991).

La clásica historia de encuentro entre dos especies, con la diferencia de que los visitantes son los humanos que han conquistado el espacio, y la raza a visitar reside precisamente en la Tierra. Una historia muy clásica y sencilla, pero al mismo tiempo cargada de imágenes clásicas de la Ciencia Ficción que en sí mismo justifican una lectura. Barceló juega con las palabras, como si fuera la paleta de un pintor, y abruma al lector con un millón de instantáneas entre lo surrealista y lo mágico.

Mein Führer’, de Rafael Marín (aparecida en el número 3 de Kandama, en 1981).

Sin duda la más cómica de las historias, que combina dos clásicos del género: las paradojas temporales y las ucronías en las que Hitler gana la segunda guerra mundial. El relato de Marín a veces parece sacado de una tira de Ibáñez, con Mortadelo y Filemón probando hasta las últimas consecuencias una máquina del tiempo ideada por el profesor Bacterio.

Besos de alacrán’, de León Arsenal (aparecido en el número 5 de Cyber Fantasy, en 1994).

Una genial historia negra sobre la relación entre especies. Un hombre llega pidiendo ayuda a un planeta por que sospecha que la ‘extraterrestre’ con la que mantenía relaciones intenta matarlo. Una historia muy sencilla aunque con un final inesperado, que no se hace de rogar y que nos dejará con cara de susto y la sonrisa puesta.

Todo lo que un hombre puede imaginar’, de Juan Miguel Aguilera (se pudo leer en el número 2 de Artifex, tercera época (2005).

Historia encuadrable en el universo de ‘Akasa-Puspa’, aunque se puede leer perfectamente de forma independiente. Sin duda es el relato más optimista de la colección, escrito en el clásico tono de asombro de la Ciencia Ficción que se ve reforzado por incluír como personaje nada menos que aun patriarca del género: Julio Verne. Una historia escrita sin duda por un fan del autor, que nos invita a sentarnos con Verne para decirle todo lo que siempre quisimos.

Arcán’, Manuel Vilas (aparece en ‘Cronotemia y otras historias de viajeros en el tiempo’ y forma parte de la novela ‘Los inmortales’).

La historia nos sitúa en el año 2.198, en el que se espera la segunda venida de un ‘salvador’, sólo que en esta ocasión su rostro es el de una especie de viajero galáctico. A pesar de la ambientación, quizás sea la historia menos encuadrable en el género, la más extraña. Nos explica como varios personajes se preparan para la llegada de este ser.

La carretera’, de Rodolfo Martínez (número 2 de Parsifal en 1990).

La más oscura y la más claustrofóbica de las historias contenidas en el libro. La carretera es la exploración de un mundo extraño compuesto por interminables carreteras que llevan a algún tipo de puertas estelares. Los reclusos de las cárceles del futuro son invitados a explorar estas carreteras como expiación de su condena. Rodolfo Martínez tiene un talento natural para atrapar al lector desde las primeras líneas, y pese a todo lograr sorprenderle en la última página.

Dragones en el centro’ de Joaquín Revuelta (Asmiov Ciencia Ficción 2, en 2003).

Una nueva vuelta de tuerca a la idea de qué ocurre cuando se resquebraja el tejido del tiempo, ambientado en una época de exploración espacial. Triángulos amorosos, terribles criaturas galácticas y un final terrorífico en uno de esos relatos a los que se les sigue dando vueltas mucho después de haber cerrado el libro.

Enseñando a un marciano’ de Daniel Mares (En el fanzine ‘Núcleo Ubik 2 y 3, de 1995).

Otra dosis de humor negro, buenísimo. La historia parece escrita al estilo de Fredric Brown. Incluso recuerda al famoso microrrelato que rezaba: ‘El último hombre sobre la tierra está sentado a solas en una habitación. Llaman a la puerta’. La narración se inicia con el único superviviente de la raza humana al que una raza extraterrestre ha salvado para que les enseñe a utilizar la tecnología terrícola. Él aprovechará la circunstancia para vengarse. Retorcida, pero aún así una de las mejores historias del libro.

Patrick Hannahan y las guerras secretas’ de Eduardo Vaquerizo (permanecía inédito hasta la fecha).

Si el relato de Mares recordaba a Brown, éste tiene cierto aire a Philip K. Dick, al que de hecho cita en el texto. El cuento especula con una guerra de espionaje mantenida entre dos grandes superpotencias que tratan de saturar y volver locos a los ordenadores del contrario, para lo que crean historias absurdas cargadas de información y pensadas para provocar una saturación de datos. “(…) No hay pruebas rotundas, pero muchos han encontrado indicios de que autores como Philip K. Dick o William S. Burroughs, en el bando occidental, y Satalinslaw Lem, en el soviético, tan sólo eran testaferros ficticios de la producción ofensiva de máquinas de guerra metaliteraria(…)”. Qué decir, salvo: ¡genial!.

Tren’ de Julián Díez (publicado en 2009 en Artífex, cuarta época, número 3).

Genial historia que juega con la posibilidad de utilizar los viajes en el tiempo (en un futuro cercano, de hecho en el 2016) para rescatar a víctimas de atentados terroristas. En España la primera persona en beneficiarse de ésta práctica es un pasajero de los trenes que explotaron el 11-M en la estación de Atocha (Madrid). Atrevido y muy buen relato que no oculta su crítica a la utilización que la política hace de las víctimas, y con un final a ‘Los Soprano’ que remata estupendamente la historia.

El olor profundo de la tierra’, de Juan Antonio Fernández Madrigal (apareció en la antología ‘¿Escaesez de petróleo?’ de Espiral Ciencia Ficción en 2003),

Cuando el petróleo es un bien todavía más escaso que ahora, algunas personas son modificadas genéticamente para poder detectar (‘olfatear’ en realidad) las bolsas que contienen pequeñas cantidades de este combustible. El protagonista de la historia es una de estas personas, una mezcla de superviviente y niño-soldado de las guerrillas africanas. Se trata de uno de los cuentos más oscuros de la colección.

Días de otoño’, de Santiago Eximeno (apareció en el número 12 de la revista Galaxia en 2004).

Historia preciosista centrada en un anciano que lleva diez años solicitando un billete para salir del planeta en una nave espacial. La historia nos habla de lo que le ata a la tierra, aunque la respuesta puede entristecernos. Uno de esos cuentos tan cercanos que a menudo son inclasificables en ningún género.

Brigada diógenes’ de Juan Jacinto Muñoz Rengel (apareció en 2009 en ‘De mecánica y alquimia’, publicado también en la editorial Salto de Página).

Una vuelta de tuerca al clásico ‘Faranheit 451’ de Ray Bradbur. En esta ocasión no se trata de un cuerpo de bomberos que quema libros, sino de una patrulla especial de basureros –erigidos como auténticos héroes nacionales- que persiguen a los ancianos obsesionados con acumular objetos en sus viviendas para sepultarse en vida. Otra historia maravillosa cargada de tristeza, que además de homenaje a Bradbury esconde algunas reflexiones importantes, y oculta uno de esos finales que erizan el vello de la piel.

Poetik GmbH’ de Carlos Pavón (en 1998 se pudo leer ya en el número 4 de Azoth).

El futuro nos permite alterar nuestro ADN y hasta borrar nuestros recuerdos. El protagonista no escatimará esfuerzos en aplicar este tecnología para superar el dolor a una pérdida. Una historia contada con cariño y que llega muy cerca.

Últimas páginas de una autobiografía’ de Roberto Bartual (apareció en el libro ‘Ficciones’ de la editorial Edaf, en 2005).

Un genial relato con final sorpresa –aunque es de los que se ve venir-, disfrazado en forma de diarios. Nos invita a plantearnos cómo los avatares del destino pueden convertirnos a todos en héroes o villanos, y lo fácil que es caer en alguno de los dos extremos si la suerte nos sonríe, o se burla de nosotros.

El extraño’ de Matías Candeira (aparecido en 2011 en ‘Antes de las jirafas’ de la editorial Páginas de Espuna).

Otro homenaje literario, en este caso a Kafka. La metamorfosis se fusiona aquí con la película de Pixar ‘Monstruos SA’. Un relato simpático, sin muchas pretensiones, pero que nos hará reír… al menos hasta el último giro argumental.

Neo Tokio Blues’ de José Ramón Vázquez (inédito hasta la aparición de este libro).

Éste podría ser el resultado de un viaje de ácido en una tienda de cómics japoneses, o una fantasía otaku. ‘Mechas’, colegiales japonesas picantes y poderes telequinéticos configuran este relato genialmente perverso y lleno de acción. Una de esas historias que parecen venir tan cargadas de ideas que casi sin esfuerzo podrían convertirse en pequeñas novelas.

FICHA DEL LIBRO:

Editorial: Salto de página

Páginas: 426

Precio: 24 euros

ISBN: 9788415065319

Edición: Rústica con solapas

5 comentarios el “‘Prospectivas’, un repaso a la Ciencia Ficción española actual (nota: 9,5)

  1. Pingback: Contenido de agosto « El rincón de Koreander

  2. Fernando Ángel
    02/09/2012

    ¿Complejo de inferioridad? Se ve que no me conoces, ¿no? 🙂

    Muchas gracias por la crítica. Me alegro de que te haya gustado el libro.

  3. yamas83
    02/09/2012

    Igual la expresión es excesiva. Es sólo que parece que hay una necesidad de justificar el género, cosa que no sucede por ejemplo con la novela histórica, la costumbrista, o la novela negra.

  4. Pingback: “He buceado en internet, en revistas, fanzines… incluso publicaciones importantes que muchos no saben que existieron” « El rincón de Koreander

  5. Pingback: Contenido del blog « El rincón de Koreander

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 01/09/2012 por en Crítica, Reseña y etiquetada con , , .

Leyendo actualmente

Publicaciones por fecha

septiembre 2012
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: