El rincón de Koreander

“Ante él tenía una habitación larga y estrecha, que se perdía al fondo en penumbra. En las paredes había estantes que llegaban hasta el techo, abarrotados de libros de todo tipo y tamaño”. La historia interminable, Michael Ende – BLOG DE LITERATURA FANTÁSTICA –

‘Corazón de alacrán’, una fusión entre la novela negra, la política y la ciencia ficción (añadido un avance editorial)

LA EDITORIAL ESPIRAL CF YA TIENE EN IMPRENTA SU NOVELA NÚMERO 51, OBRA DE FELIPE COLORADO, Y COMENZARÁ SU DISTRIBUCIÓN “EN BREVE”

Bienvenido a Lapidus, mundo de pérfida fama. Atormentada cartografía donde el mal se exhibe en sus más refinadas manifestaciones. Corrupción, asesinato y genocidio se tejerán sobre el tapiz de los más salvajes escenarios.

Schedir, un atípico investigador, deberá enfrentarse a una lucha desesperada por preservar la luz de la humanidad”.

El escritor madrileño Felipe Colorado (1968), que en 2009 obtuvo el premio ‘Desnivel de literatura con ‘Om-La montaña roja‘, una novela sobre alpinismo que transcurría en Marte hacia el año 2160, publicará en octubre ‘Corazón de alacrán‘, una nueva novela de Ciencia Ficción en el que fusiona la intriga de la novela negra, con la política, el género bélico y la religión.

La editorial que publica el libro, Espiral Ciencia Ficción a cuyo responsable Juan José Aroz entrevistamos el pasado mes en este blog (el enlace AQUÍ), ha colgado en su web una entrevista al autor que puede leerse en este ENLACE. La novela hace el número 51 en la colección de Espiral CF.

‘Corazón de alacrán’ tendrá una extensión de 440 páginas y el precio habitual de 15 euros. La portada es obra de Koldo Campos.

 

ADELANTO del libro:

 

Nuestra fe se extenderá como las estrellas
en el firmamento mas ha de llegar
un dios oscuro que eclipse nuestra luz.
Profecía en las paredes de las cuevas
de los Mil dioses en Vieja Bruselas.

“El cosmos fue creado a la medida del hombre.
En el mismo crisol se fundió la iniquidad,
que mancilló para siempre nuestro espíritu.
Hace tres siglos el Mal se hizo verbo
y habitó el espacio-tiempo.
Nos venció en la cruenta batalla de Gnosis.
Tan solo el sacrificio de nuestro mártir y de generaciones de kaintain lo mantuvo débil, confinado y lejano.
¿Quién osará afrontar un destino peor que la muerte para intentar expulsarle de nuestro universo?”
Discurso de Dsiban ante el Alto Cónclave.

PRÓLOGO

Arrodillado

2 días sidéreos tras la batalla de Gnosis.

El lejano fulgor de la joven estrella Épsilon Eridani inundó de luz el creciente de Gnosis. La alta atmósfera del gigantesco planeta gaseoso resplandeció en tintes bermellones. Sus tormentosas nubes de amoniaco, manchadas de hidrocarburos, se agitaron como incomprensibles filamentos de coral en un océano imposible.
Los majestuosos anillos de Gnosis comenzaron a emerger de la sombra, reflejando sutiles tonalidades de ondeante rubí sobre su vaporoso lienzo, cual cola de ciclópeo pez bailarina.
Los dantescos restos de la batalla se liberaron del piadoso velo de oscuridad que los cubría periódicamente, cuando Gnosis eclipsaba a su pequeño satélite Aleph.
La órbita superior de Aleph albergaba el despojo de una derrotada flota espacial. Naves desmembradas que no se rasgaban en mil pedazos merced a un mero capricho de la microgravedad. Cuerpos humanos embutidos en sus trajes y preservados en ausencia de una atmósfera corruptora. Fragmentos de punzante perfil flotando en la naciente luminosidad, como lanzas alzadas absurdamente contra el vacío del espacio. Cápsulas de salvamento que nadie recogió.
Los habitantes de la Confederación de Sistemas llamarían con el tiempo a ese lugar maldito Kalb el-Aakrab, la manifestación física de su Infierno.
Sobre la quebrantada popa de la nave capitana aún se podía leer su nombre: Ras Algheti, la cabeza del arrodillado. ¿Pero arrodillado ante qué?

3 días después de la Batalla de Gnosis.
Ras Algheti. 

Mi nombre es Schedir, antes Adam Wallace. Mi rango: jefe del directorio de Seguridad del Alto Cónclave en misión en el Protectorado de Erídano. Mi cometido: tender una emboscada a los piratas que atacan naves en la proximidad de Umbral Eridanis; el resultado, un completo fracaso. Mi situación actual: desesperada.
Hace varios días sidéreos que nadie visita mi camarote. Desde el ataque del Ras Algheti a Aleph.
Cuando volví de Aleph, tras la supuesta negociación con el enemigo, fui confinado en mi camarote. El almirante Deneb es plenipotenciario militar en esta situación de guerra abierta. Ha aprovechado para saldar viejas deudas conmigo. Yo también se lo he puesto fácil debido a mi implicación personal con Jolly… Sienna… se llama Sienna. La relación con Ur, nuestro encarnizado enemigo, también me ha perjudicado.
Opino que toda la negociación fue una farsa por ambas partes. Por la nuestra se limitó a recoger las desesperadas peticiones de los escudos humanos. Ni siquiera tuve opción de transmitirlas. Deneb tomó la iniciativa y lanzó un ataque brutal.
En cuanto llegué al hangar fui conducido al camarote, los primeros disparos de las armas pesadas hacían vibrar toda la nave.
Ese día el Ras Algheti sufrió violentas sacudidas y fluctuaciones energéticas. En un momento dado fue como si la nave se rompiese en pedazos. Las defensas rebeldes debían ser mucho más poderosas de lo que pensaba Deneb. Los traficantes les han debido suministrar armas de última generación.
Estaba recabando pruebas de la implicación del gobierno del Protectorado con el enemigo, cuando me reclamaron en Aleph. El almirante no permitió que me mantuviese alejado de la contienda, quería tenerme cerca.
Primero se apagaron las luces. Llamé a los vigilantes hasta quedar afónico. Nadie contestó. Pensé que todo formaba parte de una medida de presión.
Estudié mi camarote en la oscuridad, afinando mis sentidos activos y recorriendo una y mil veces los seis pasos que mide de largo mi improvisada prisión. Mi tarjeta personal se descargó en poco tiempo y quedé totalmente a ciegas. La privación sensorial casi me volvió loco al principio.
Más tarde, el sintetizador de alimentos dejó de funcionar. En ese momento comencé seriamente a preocuparme. Un trato así no es propio de la Confederación. Nosotros no torturamos a los prisioneros; siempre hemos respetado los derechos humanos, incluso en tiempo de guerra. No puedo afirmar lo mismo del corrupto gobierno local del Protectorado, ni por supuesto de las hordas bestiales de Ur. Si la nave había caído en manos enemigas podía esperar lo peor.Y lo peor sucedió, y con unas implicaciones horriblemente siniestras. Falló el sistema de alimentación de agua y el de renovación de aire. Esto solo es posible ante una pérdida total de energía en el Ras Algheti. Un impacto directo en el reactor o una separación del núcleo, con la consiguiente evacuación del personal, resulta la única opción. En ese caso, alguien se ha olvidado de evacuarme… o me ha abandonado a una muerte atroz.

3 comentarios el “‘Corazón de alacrán’, una fusión entre la novela negra, la política y la ciencia ficción (añadido un avance editorial)

  1. Pingback: El rincón de Koreander

  2. Pingback: La TerBi homenajea la labor de ‘BEM’ « El rincón de Koreander

  3. Pingback: Contenido del blog « El rincón de Koreander

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 04/09/2012 por en Avance y etiquetada con , .

Leyendo actualmente

Publicaciones por fecha

septiembre 2012
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: