El rincón de Koreander

“Ante él tenía una habitación larga y estrecha, que se perdía al fondo en penumbra. En las paredes había estantes que llegaban hasta el techo, abarrotados de libros de todo tipo y tamaño”. La historia interminable, Michael Ende – BLOG DE LITERATURA FANTÁSTICA –

Alberto Morán Roa: “Me gusta crear héroes”

CONVERSAMOS CON EL AUTOR DE ‘EL REY TRASGO’, QUIEN TRABAJA YA EN UNA CONTINUACIÓN PARA DENTRO DE AL MENOS UN AÑO

Rey Trasgo 1

Llamativa ilustración de la portada creada por Barb Hernández.

Ayer analizamos su primera novela, y hoy os dejamos con el autor. Solo es necesario hablar un par de minutos con Alberto Morán Roa para darse cuenta de que es un escritor al que vale la pena seguir de cerca. La única pena, que la continuación de ‘El rey trasgo‘ todavía tardará en ser publicada: mínimo, un año.

***

‘El rey trasgo’ está muy bien escrita y da la sensación de que ha sido ampliamente trabajada tanto en su contenido como en su forma. ¿Cómo ha sido el proceso de escritura y reescritura?, ¿ha habido muchos borradores?

Muchas gracias por tu valoración. El proceso de escritura fue como mis procesos de lectura: lento. Trato de ser meticuloso, de encontrar el modo preciso de articular cada escena, de plasmar cada idea. Terminada la primera versión, la dejé en barbecho unos meses para reescribirla y luego revisar el resultado con ayuda de mis lectores cero, mi agente y la corrección de Kelonia, una vez confirmado que publicarían la novela. Escribir ‘El Rey Trasgo‘ me llevó nueve meses, pero desde que escribí “fin” hasta que el libro quedó listo para mandar a la imprenta pasó mucho más tiempo. Apenas hubo borradores porque preparo el terreno a conciencia antes de empezar a escribir: hago esquemas, dibujo líneas argumentales… Siempre dejo sitio para sorprenderme a mí mismo e improvisar, pero tengo el “esqueleto” de la novela listo antes de empezarla.

¿Te ha sido fácil encontrar una voz propia cuando por tu trabajo de traductor tienes que amoldar tu escritura a la de otros autores?

Quiero pensar que sí, aunque encontrar la voz propia se me antoja un proceso que dura toda la vida: en estos momentos estoy trabajando en la segunda parte de ‘El Rey Trasgo‘ y ya noto cambios en mi propio registro, en el modo en el que escribo. Son detalles, claro… pero no dejan de ser cambios y no me pasan desapercibidos. Creo que apreciar la evolución de uno mismo a través de las palabras es uno de los elementos más fascinantes del proceso de escribir.

 ¿’El rey trasgo’ es  una primera novela o tienes más trabajos publicados?, ¿y guardado en los cajones?

El rey trasgoEs mi primera novela, sí. Antes contribuí con relatos a las antologías ‘Ilusionaria‘ y ‘Descubriendo Nuevos Mundos‘ y he escrito alrededor de setenta artículos en cómics publicados por Planeta DeAgostini o Panini. No tengo ningún trabajo guardado en el cajón, aunque si no consiguiese dar salida a algo que he escrito -que es algo que probablemente ocurra en un futuro y que sucede a todos los escritores-, ahí es donde entraría mi naturaleza dual. Por un lado aceptaría que el manuscrito no está maduro, o no tiene su sitio, o realmente no tiene la calidad suficiente para ver la luz. Por otro, mi terquedad me machacaría: sería una espina clavada, una molesta constatación de que no puedo conseguir todo aquello que me propongo, asumir una pequeña derrota. Esto último no es algo que se me dé bien.

Por supuesto, que lo que la mayoría de los lectores se preguntarán es que para cuándo la continuación. ¿Habrá muchas partes?, ¿tendremos que esperar mucho para ver cómo sigue la historia?

Espero tenerla terminada en primavera: después la dejaría reposar, la revisaría, la corregiría… Aún tardará un tiempo; un año, puede que más, pero no dejo de tener presente que mi único compromiso es para con los lectores y con la calidad de la novela, no con ningún plazo de entrega. Habrá varias partes, aunque me esforzaré porque cada una pueda disfrutarse por sí misma.

Me ha llamado la atención que en la novela describes con pasión los momentos de lucha, algo que ya has comentado en alguna ocasión que se debe a tu afición por la esgrima, pero al mismo tiempo tienes una visión crítica del combate y del precio que hay que pagar por las guerras. ¿Cómo pueden casar estos dos conceptos?

Interesante pregunta. La respuesta va a ser larga, y va más allá del enfrentamiento físico para entender la lucha como algo más.

El combate es en sí mismo una experiencia que te aísla del tiempo y de cuanto te rodea, un espacio en el que enfrentarse a miedos que no afrontas en tu día a día, un microcosmos dentro de los conflictos, de la misma naturaleza humana, de la guerra. No es hermoso. No es honorable. Es desagradable. Y cuando termina te tatúa pesadillas, te mutila o te quita la vida, en función de lo afortunado o experimentado que seas.

Y pese a ello se ha estudiado, sistematizado y perfeccionado desde hace milenios. Hasta lo reivindicamos: reclamamos el derecho a atacar a quien nos ataca, a defender aquello que somos o en lo que creemos. ¿Es porque nos gusta la violencia? No, es porque el combate está entroncado en nuestro ser. Porque tenemos el don de perseverar y de rebelarnos. De pelear. ¿Sabéis quiénes no combaten? Las vacas.

Así, cuando escribo sobre la lucha no lo percibo como algo bonito más allá de la elegancia marcial; soy consciente del dolor que provoca y el sufrimiento que acarrea, pero también de que en el combate encontramos un retrato del ser humano nítido como pocos.

Por otra parte, en ‘El Rey Trasgo‘ quería llevar a cabo un retrato de las guerras medievales y lo que debían de suponer para el guerrero: es muy distinto recibir un disparo a ver cómo trocean a tus compañeros mientras el enemigo te respira en la cara. Y, cómo no, quería reflejar lo que era la esgrima antigua, por su riqueza técnica y para transmitir al lector que todo lo que os enseñaron las películas es mentira.

El Rey Trasgo - Portada

Junto a la novela pusiste en marcha un blog de la saga. ¿Qué se va a encontrar el lector de la novela en esta página?

El blog de ‘El Rey Trasgo‘ vendría a ser como el DVD de contenidos adicionales que viene con una película: hay información sobre canciones que contribuyeron a inspirar la novela, relatos sobre los reinos que componen el continente con ilustraciones de Óscar Pérez, referencias y comentarios sobre la obra… Y, por supuesto, lo utilizo para recoger las reseñas que se escriben sobre la novela o anunciar fechas de presentaciones.

No sé si es correcto asegurar que ‘El rey trasgo’ bebe de muchas novelas de fantasía, pero al mismo tiempo rehúsa parecer influenciada por ninguna. ¿Cuáles han sido tus principales inspiraciones?, ¿qué autores te mueven?

Ignoro si se trata de una ventaja o una desventaja, pero me veo influido por todos los autores de los que leo y por ninguno a la vez. Tengo un perfil lector bastante ecléctico, lo que me permite asomarme a varios estilos, diferentes historias, modos completamente distintos de narrar.  Mis influencias no terminan con los libros sino que se extienden hasta el cómic, el cine, el teatro, la música… Trato de asimilar todo cuando leo, veo o escucho.

¿Por qué esa transformación de la ciudadela flotante que casi podría ser un pequeño paraíso en un arma de destrucción masiva, como una ‘estrella de la muerte’?

Por el mismo motivo por el que talamos una sección de bosque, que es casi una porción de paraíso, horadamos la tierra para conseguir hierro, formamos un asta con lo primero y una punta con lo segundo y creamos una lanza con la que empalarnos las tripas. Con esto no quiero caer en el drama fácil “oh, qué horribles somos”, sino apuntar que el ser humano es capaz de todo cuando las circunstancias le fuerzan a ello: de convertir lo hermoso en atroz y de hacer que brote la esperanza en medio del horror, que es de lo que tratan cada una de las líneas argumentales de la novela. La Ciudadela gira en torno a la primera idea, y es por eso que un pedazo de roca flotante se convierte en un arma.

¿Ha sido difícil huir del clásico enfrentamiento entre el bien y el mal?, ¿te gusta trabajar con personajes que se podrían definir como ‘malvados’ o prefieres los que parecen más bien grises?

El Rey Trasgo bebe en gran medida de la historia y en esta cuesta mucho encontrar personajes que podríamos definir como genuinamente malvados… y cuando damos con ellos, descubrimos que son psicópatas planos sin mucho que contar, mucho más aburridos de lo que podríamos esperar. Detrás de cada acto atroz había una motivación, amparada por unos principios que pueden ser retorcidos a nuestros ojos, pero que tenían origen en una forma de entender el mundo, una historia cultural, incluso una influencia familiar. Por ello considero importante aportar matices a los personajes, no justificar sus acciones -pues eso implicaría posicionarme-, pero sí presentar sus motivos al lector para que pueda comprender sus actos.

Dicho eso, me seduce la idea de trabajar con personajes que sí podrían definirse como “buenos” o “malos” para que los matices de los demás se aprecien mejor (el gris se ve más claro cuando está al lado del blanco o el negro) y porque me permiten llevar a cabo acciones más extremas de heroísmo o ruindad que aportan, a mi parecer, mucho “sabor” a la novela. Concretamente, me gusta crear héroes. La tendencia moderna de que todo héroe tenga un lado oscuro, un cariz antisocial o un punto macarra es un probado acierto comercial, pero termina por aburrirme. Crecí en los noventa, así que llevo toda la vida leyendo sobre ese tipo de antihéroe en toda clase de formatos y he acabado harto de él, de sus acertadísimas réplicas de serie televisiva, de su fachada arrogante bajo la cual no hay nada. Reivindico el héroe puro, aunque solo sea para hacerlo bajar a los infiernos y comprobar si su resolución es tan fuerte como afirma.

“QUERÍA QUE DETRÁS DE CADA PERSONAJE

HUBIESE UN SER HUMANO QUE PUDIESE SER

PERCIBIDO COMO REAL”

Otra cosa que me ha llamado la atención es como cambias muy a menudo de tiempo, ya sea mediante flashbacks, pasajes de diarios o recuerdos de los protagonistas. ¿Es un recurso para dotar de más trasfondo a los personajes?

Sí. Un problema derivado de incluir muchos personajes en una novela de corte épico es que corres el riesgo de dejar de lado la caracterización, cosa que me propuse evitar. A un personaje lo definen sus actos, sí, pero ¿qué motiva esos actos? Esto enlaza con lo que comentaba antes de explicar las motivaciones, de comprender qué conduce a alguien a actuar de un modo u otro. Eché mano de los recursos que mencionas para dotar de trasfondo, profundidad y sobre todo, humanidad. Quería que detrás de cada personaje hubiese un ser humano que pudiese ser percibido como real: con sus sueños, sus debilidades, sus miserias, sus secretos, su coraje.

Ya te lo han preguntado en otra entrevista, pero no me resisto a hacerlo yo también. En serio, de verdad, ¿por qué un trasgo? Sobre todo por qué uno ¿tan sabio…?

¿Por qué un trasgo? Porque si no, no me habrías formulado esta pregunta. Cuando piensas en una fuerza capaz de cambiar el mundo en un libro fantástico piensas en influyentes reyes o en un señor oscuro en su trono oscuro, en un ser grandioso. No piensas en un trasgo, una criatura que se escurre por los recovecos y se ríe entre dientes… Quería sorprender, sacar al lector de la zona de confort, y enseñarle que en ocasiones los grandes cambios no vienen precedidos de trompetas ni recibes la misiva de un cuervo para informarte de que tu vida va a cambiar dentro de una semana: los cambios se cuelan de pronto, como trasgos entre las rocas, te pillan con el pie cambiado -como a los personajes de la novela- y lo único que puedes hacer es intentar reaccionar ante ellos. Y que a veces una pequeña ambición, aunque se encuentre en un recipiente pequeño, puede transformarlo todo.

La sabiduría del trasgo es… especial. Él no lo sabe, y es algo en lo que indagaré en la segunda parte de la novela, pero aún ignora muchas cosas; su mundo es pequeño, lo que le permite tener una perspectiva tan clarividente y absoluta de las cosas; sus sentimientos son puros, libres del peso de las expectativas o las experiencias. Es un personaje a medio camino entre la inocencia de un niño y la visión serena que un demente hace del mundo y quienes lo pueblan. Una mente así no podía estar en una cabeza humana o en la de un dios. Necesitaba otra cosa. Necesitaba un trasgo.

Kaelan, un héroe nacido de la mente de Alberto Morán y de los lápices de Barb Hernández.

Kaelan, un héroe nacido de la mente de Alberto Morán y de los lápices de Juan Díaz (www.diazdiez.com).

Este libro también fue el principio para la editorial Kelonia. ¿Ha supuesto una ventaja o una desventaja inaugurar un sello editorial?, ¿qué tal ha sido trabajar con ellos?

Una ventaja, por supuesto. ¿Liderar las filas de la fantasía en una carga hacia lo desconocido?, ¿hacer ondear el estandarte de la ficción medieval en tiempos tan sombríos?, ¿ponerle el pecho a una de las peores crisis que hemos conocido?, ¿cómo iba a declinar tal honor? Trabajar con ellos ha sido un placer: miman sus trabajos y me dejaron libertad para decidir la portada y detalles sobre el contenido, como los separadores.

Te hemos podido ver participando activamente tanto en el festival Celsius 232 como en la Imagicon. ¿Vives activamente la afición a la literatura fantástica?, ¿cómo valoras el momento que está viviendo el género en la actualidad?

Si por “vivir activamente” te refieres a participar en toda clase de saraos, conversar con todo bicho viviente y hablar delante de perfectos desconocidos, ¡sí!, lo hago y con mucho gusto. Estoy muy agradecido a ‘El Rey Trasgo‘ porque me ha llevado de la mano a descubrir experiencias y personas que de otro modo no hubiese llegado a conocer. De todas ellas he aprendido algo, bueno o malo.

El género vive un momento con sus luces y sus sombras. Por un lado la situación económica es desastrosa y aún no hemos visto el fondo, hay un perfil de consumidor que asume que no pagar a un autor es normal y hasta positivo, las editoriales se vuelven más conservadoras, no hay recursos para iniciativas… Son tiempos duros, durísimos, pero creo que la cultura jamás lo ha tenido fácil en España. Nunca. Durante siglos, el autor que no le llevaba la palangana a un gerifalte pasaba hambre con todas las letras -nunca mejor dicho-.

Por otra parte, hay aspectos muy positivos. El influjo de autores de género fantástico es muy grande y creo que donde hay cantidad, se encuentra calidad. Hay nuevas corrientes, nuevas ideas y muchas ganas de tirar viejos muros y ampliar fronteras. Internet ha abierto la puerta a una forma de entender los contenidos por la que cabe todo y por la que llegarán nuevas corrientes que aún estamos tanteando.

Creo que el género vive un momento fascinante, aunque solo sea por ver el ardor con el que un puñado de locos trata de mantener viva una llamita entre tanta negrura.

Además de esta saga, ¿trabajas en algún otro proyecto del que vayamos a saber pronto?

De momento no. Estoy centrado por entero en escribir la segunda parte, que va a ser más extensa, más compleja y, espero, todavía mejor. Cuando la concluya tengo un par de ideas rondándome por la cabeza, pero todo se andará.

No te quitamos más tiempo para que trabajes en la continuación que todos estamos esperando. Ha sido un placer contar contigo. Muchísimas gracias.

El placer es mío. Muchísimas gracias y un fuerte abrazo.

5 comentarios el “Alberto Morán Roa: “Me gusta crear héroes”

  1. Barb Hernández
    19/12/2012

    ¡Hola! Me ha encantado la reseña pero tengo que hacer una pequeña corrección. Pese a que me habría encantado ser la autora, ese concept art de Kaelan no es mío, es de Juan Díaz Díez (www.diazdiez.com).

    Muchísimas gracias por vuestro trabajo y vuestras palabras hacia este proyecto, ¡un abrazo!

  2. yamas83
    19/12/2012

    Uy, pues lo corrijo ahora mismo. Un saludo y mis disculpas.

  3. Barb Hernández
    19/12/2012

    No hay problema alguno, muchísimas gracias por la rapidez 🙂

  4. Alexander
    05/01/2013

    Acabo de publicar una entrevista al mismo autor en mi blog, pasate a leerla si te apetece! Por cierto, genial la tuya 😀 me ha encantado.

  5. Pingback: ¡FANTASCY ya es real! | El rincón de Koreander

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 18/12/2012 por en Entrevistas.

Leyendo actualmente

Publicaciones por fecha

diciembre 2012
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: