El rincón de Koreander

“Ante él tenía una habitación larga y estrecha, que se perdía al fondo en penumbra. En las paredes había estantes que llegaban hasta el techo, abarrotados de libros de todo tipo y tamaño”. La historia interminable, Michael Ende – BLOG DE LITERATURA FANTÁSTICA –

‘Panteón’: aventuras espaciales en el planeta sin nombre

LA OBRA GANADORA DEL ÚLTIMO PREMIO MINOTAURO COMBINA CON TALENTO ACCIÓN, ROBOTS, VIAJES INTERESTELARES Y UN TERROR PRIMIGENIO

panteon

“Y por fin, el Gran Bardok Jebediah, Quinto de los Dain, abandonó la nave de menor tamaño, seguido por algunos de los líderes de escuadra. Todos ellos llevaban el ceremonial casco negro de las mil muescas que los identificaba como expertos en combate.

Jebediah se quedó quieto unos instantes, mirando hacia la oquedad que se abría en la falda de la montaña. Era una entrada insignificante, y ahora que la tenía delante se daba cuenta de que no era natural en absoluto. No era una caverna: había sido excavada, probablemente usando máquinas de demolición y explosivos, y alrededor, por todos lados, estaban los restos socavados y extraídos de las entrañas de la montaña. La tierra estaba agitada; grandes máquinas habían estado operando allí.

De pronto Jebediah levantó un puño en el aire. Era la señal; la maquinaria bélica sarlab se puso inmediatamente en marcha…”

Ahora sí: ¡Chapó! Carlos Sisí es un crack, y su última novela, ‘Panteón’, un pedazo de libro. Atrás queda el mal sabor de boca que me dejó el final de ‘La hora del mar’, aunque curiosamente sea justo reconocer (sin entrar en spoilers) que el final de ambas novelas tienen unas cuantas similitudes. Lo cierto es que la ganadora del Premio Minotauro deja suficientes pistas durante el libro como para que aquí el cierre resulte lógico y redondo. ¡Qué cojones!, si hasta me entraron ganas de aplaudir y prácticamente me tuve que retirar una lagrimilla del ojo cuando leí las últimas líneas.

*          *          *

Antes de entrar en materia, un pequeño aviso. Esta reseña no será tan extensa como otras ya que tengo previsto terminar de comentar el libro con Alex (del blog Donde acaba el infinito), y otros blogueros que se hayan leído la novela. La idea todavía no está muy definida, pero estábamos planteando algún tipo de chat para charlar un poco sobre el libro y aportar distintos puntos de vista. Casi como un club de lectura virtual. Si sale bien, quizás luego podríamos rescatar partes de esa conversación y colgarlas en algún blog. ¡Estamos abiertos a participantes y sugerencias!

*          *          *

Sisi Panteon 1Pero de momento, ¿de qué va ‘Panteón’? Pues muy sencillo. De hecho es una historia clásica de la Ciencia Ficción: 10.000 años después de que la humanidad abandone la tierra y se lance a la conquista del espacio, la exploración de un planeta desconocido (en la novela a menudo dicen que no tiene nombre, aunque su nomenclatura sería: E-93472-N) revela un misterio con miles de años de antigüedad. Por un lado esconde un terrible peligro para toda la Galaxia. Por otro puede dar una nueva dimensión a lo que conocemos sobre el origen mismo de nuestra existencia.

Por supuesto, en los matices y en la propia narración de Sisí está el principal atractivo de esta obra. Para empezar, los personajes: la historia se vertebra en torno a dos chatarreros espaciales, Ferdinard y Malhereux, a los que os digo desde ya que acabaréis adorando. Al comienzo del libro han llegado a este misterioso planeta con su nave Sally (5411Y) y su muy útil robot Bob (si os decía antes que adoraréis a los protagonistas, a Bob… bueno, a Bob le reverenciaréis). Han recibido un chivatazo sobre la batalla que se va a desarrollar en ese lugar, y aguardan enterrados a que ésta finalice. Su objetivo es sencillo: buscar entre los restos del combate toda aquella tecnología aprovechable para luego repararla y venderla.

Las cosas no son tan sencillas. Nunca lo son. Ya desde el primer momento, cuando encuentra la ‘Copa invertida’ que da título al primer capítulo, empiezan a sospechar que los motivos de esa guerra que han presenciado son un tanto ‘oscuros’. Las cosas se complican en las primeras páginas cuando descubren que no pueden escapar y que están atrapados en ese planeta, con oxígeno y recursos demasiado limitados como para sobrevivir.

Hay más personajes, y en seguida entran en escena. Por un lado están los sarlab, una odiosa tribu (en esta novela todos son humanos que han derivado en distintos pueblos para conquistar el espacio) capitaneados por el Gran Bardok Jebediah. Éste es un personaje interesante al que quizás el autor no saca todo el potencial posible, ya que su cuerpo modificado tecnológicamente y sus deseos de mantenerse en el poder al menos durante otros 200 años hacen de él un elemento de lo más interesante para la trama. El caso es que los sarlab son brutales mercenarios famosos en la Galaxia por no tomar prisioneros (algunas de las ‘marcas de la casa’ son extraer los huesos de sus víctimas mientras éstas siguen vivas), y han sido contratados para tomar el control de ese planeta. Por eso no verán con buenos ojos la presencia de nuestros dos intrépidos chatarreros.

El contrapunto a los sarlab lo pone La Colonia:

“La Colonia existía desde los albores de los primeros conflictos en el espacio. Era, de hecho, casi tan antigua como el vuelo espacial”.

La Colonia es, sin duda, el pueblo terrícola que más y mejor ha conseguido extenderse por la galaxia. Con una tecnología muy superior a la de cualquier otra facción, y un entrenamiento de sus miembros que prácticamente les convierten en seres superiores, sus integrantes están también llamados a constituirse en una especie de ‘raza protectora’ para el resto de los pueblos pacíficos. Su papel en esta historia vendrá de la mano de la controladora Maralda Tardes, una joven amante del conocimiento y del trabajo que sin embargo se ve mezclada en las extrañas peripecias de Ferdinard y Malhereux.

Panteón

Estos son los pilares de una novela que se lee extraordinariamente rápido (sus 356 páginas se hacen cortas) y está fundamentalmente marcada por un ritmo trepidante y muchas, muchísimas dosis de acción. La clave, quizás el motor de la novela, es el misterio que rodea al planeta y cuyos secretos se nos van revelando de forma paulatina a medida que avanzamos en la lectura. El propio Sisí ha hablado mucho sobre el componente lovecraftiano de este libro, y es cierto que está, pero aparece ya tan avanzada la obra que a pesar de su papel vital, realmente no cambia el tono del libro: esta no es una novela de ciencia ficción y terror. Es una novela de ciencia ficción y aventuras, montones de aventuras. Hay un mal primigenio, cierto, y algunos elementos que convierten al planeta E-93472-N en un lugar siniestro, pero también hay mucho del sentido de la maravilla en este libro, y sobre todo mucho de esas historias clásicas del género con armas que disparan distintos tipos de munición, robots capaces de hacer cualquier cosa, naves espaciales que se vuelven invisibles e implantes para convertir a un humano en un superguerrero.

Parece que siempre que una novela gana un premio, hay que justificar si lo merece o no. Está claro que el Minotauro es el más goloso de los galardones en este género, y que parece lógico esperar que lo gane una obra ‘extraordinaria’. ‘Panteón’ es extraordinaria en muchos sentidos, y realmente es una de las mejores novelas de ciencia ficción escritas por un autor español en los últimos años (no sé si esto es decir mucho o poco, pero bueno). Lo cierto es que es tremendamente entretenida, y engancha, y si lo que uno busca es pasar un buen rato, aquí estamos ante una apuesta segura.

Sí que es cierto que hay algunos aspectos del libro que pueden hacer pensar que su desarrollo ha sido ciertamente precipitado. No hay grandes huecos en la trama, ni podemos decir que la escritura parezca descuidada, pero pequeños detalles como la ‘obsesión’ del autor en el último tercio de la novela con la palabra ‘cimbrear’ (que también aparecía de manera reiterativa en ‘La hora del mar’) y similitudes en el final de ambos libros –aunque aquí encaje de forma mucho más lógica que en su anterior obra-, me llevan a sospechar que estas dos obras se han escrito de forma casi paralela.

Contraportada Panteón

Aunque escrita con la claridad habitual y un ritmo excelente, en varios momentos sí nos queda una cierta sensación de que la obra ha sido escrita con celeridad. Pongo un ejemplo: en un momento de la novela, hacia la mitad aproximadamente, descubrimos que Maralda Tardes tiene un ‘poder’ llamado ‘La Voz de Mando’ (a los jugadores de Skyrim les recordará vagamente a La Voz de los sangre de dragón). Se nos informa de esta llamativa habilidad apenas dos líneas antes de que la utilice, y después de que le ayude enormemente en una situación concreta, no vuelve a aparecer. Un antiguo consejo para escritores decía que si en el capítulo 2 aparece una pistola, para el capítulo 5 ésta ya tendría que haberse disparado. Por eso cabía esperar una mayor importancia en la trama de este llamativo don, del que sin embargo no volvemos a oír hablar.

Por otro lado, unido al interesante y vasto universo esbozado en este libro por Sisí, me llevan también a pensar en lo interesante que sería encontrar nuevos libros ambientados en la atmósfera de Panteón, y quien sabe si hasta con algunos de sus mismos personajes. No he oído decir nada de segundas partes, y de hecho esto libro se cierra de forma bastante clara, pero estoy bastante convencido de que yo sería uno de los que iría rápido a la librería si apareciera algún tipo de secuela.

Panteón tira

En cualquier caso, creo que Sisí ha demostrado con este libro que puede dominar casi cualquier género, y con ‘Panteón’, aunque no ofrezca ninguna idea revolucionaria para la ciencia ficción (tampoco lo pretende), nos deja claro que es un autor de recursos al que todavía le queda mucho que contar. El espacio es infinito, y puede que también lo sean las historias que suceden en sus insondables abismos.

Ya veremos…

4 comentarios el “‘Panteón’: aventuras espaciales en el planeta sin nombre

  1. alexanderpgarcia
    21/03/2013

    Una excelente reseña la que nos dejas Sergio, con reflexiones a desarrollar que podrían terminar en largas converasciones.
    No he leído la hora del mar, pero si saga los caminantes y su relato edén interrumpido, y Carlos parece capaz de cualquier cosa, altamente recomendable este libro que aun tengo por terminar.

  2. Pingback: Conversaciones sobre literatura fantástica… | El rincón de Koreander

  3. Pingback: Carlos Sisí regresa a ‘Panteón’ con una novela corta gratuita | El rincón de Koreander

  4. Pingback: Panteón, de Carlos Sisí. | NOT A REVIEW

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 21/03/2013 por en Crítica, Reseña y etiquetada con , , , , , , .

Leyendo actualmente

Publicaciones por fecha

marzo 2013
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: