El rincón de Koreander

“Ante él tenía una habitación larga y estrecha, que se perdía al fondo en penumbra. En las paredes había estantes que llegaban hasta el techo, abarrotados de libros de todo tipo y tamaño”. La historia interminable, Michael Ende – BLOG DE LITERATURA FANTÁSTICA –

‘El libro de los portales’: mucho ingenio y poca esencia

LA ÚLTIMA NOVELA DE LAURA GALLEGO ENTRENTEDRÁ A JÓVENES Y ADULTOS CON UNA TRAMA INTELIGENTE, PERO A LA QUE LE FALTA ‘ALMA’

lpEs imposible no esbozar una sonrisa al cerrar, por última vez, la última novela de Laura Gallego. ‘El libro de los portales’ es realmente ingenioso, entretenido, imaginativo en muchos sentidos, y está escrito –sin que este aspecto sea nada espectacular- de una manera que facilita la narración e invita a la lectura. Es una novela de diez que sin embargo no alcanza el sobresaliente porque, y esto es solo una percepción personal, carece completamente de alma.

Laura Gallego tiene un buen puñado de libros a sus espaldas como para que sus dotes de escritora estén más allá de toda duda. Tiene novelas de fantasía verdaderamente entretenidas, como ‘Alas de fuego’, y una trilogía que pese a ser claramente juvenil, ‘Memorias de Idhun’, se puede decir sin temor alguno que está entre lo mejor del género escrito en nuestro país. Así pues, cabía esperar mucho de ‘El libro de los portales’, el primer libro que la autora publica en Minotauro  y que desde el principio se anunciaba como un ‘crossover’, es decir, una de esas novelas de fantasía juvenil que pueden ser leídas por un público adulto.

En este sentido, debo decir que no tengo demasiado claro que el libro funcione al 100% para el público adulto, y es que aquí volvemos a encontrarnos con todos los -¿tópicos?, ¿clichés?- ingredientes de la literatura juvenil actual: personajes jóvenes tirando a planos que crecen sin supervisión paterna, relaciones amorosas que surgen de una página a otra sin ningún hecho que las sustente, adultos excéntricos (el estereotipo de viejo mago loco) que conectan de forma especial con los protagonistas, un personaje malvado (hay alguno más que se escapa de esta clasificación) sin motivación ni razonamiento ninguno para ser como es… En fin, que un lector adulto encontrará algunos escollos en la narración para disfrutar completamente del libro.

Sin embargo, y esto hay que reconocérselo a Gallego, la novela funciona porque está bien desarrollada, nos plantea continuos misterios que se van resolviendo a medida que avanza la trama, nos expone un tipo de magia –la de dibujar portales que permiten viajar de un lugar a otro de manera instantánea- que la escritora explora hasta sus últimas consecuencias y que desarrolla más allá de lo esperado por el lector, y sobre todo, el libro funciona porque la trama se encuentra tan trabajada que en la mayoría de los aspectos resulta impecable.

Entonces, ¿cuál es el problema? Pues no sabría expresarlo, y por eso he recurrido a lo de que ‘El libro de los portales’ no tiene alma. De alguna manera el mundo que nos presenta esta novela, Darusia, no está del todo bien dibujado como para ser creíble. Al leer memorias de Idhun, como lector me creía ese mundo (un mundo con enormes serpientes voladoras, dragones y unicornios… en fin). Esto me permitía imaginar muchas más historias desarrollándose entre sus fronteras ficticias, pero con ‘El libro de los portales’ se nota demasiado que el fondo es un ‘croma’… que no existe, vamos. Sí, se citan regiones como Uskia o Esmeria, se habla de guerras con otras naciones… pero todo está demasiado borroso. Es solo un murmullo de fondo, unos garabatos difuminados en un cuadro en el que los únicos detalles importantes están dibujados en primer plano.

Esta no es la única cuestión que le resta esencia a la novela de Laura Gallego. Es cierto que los personajes, a pesar de ser planos y estar regidos cada uno de ellos por una única faceta que no cambia en toda la novela, tienen un cierto atractivo. No he leído toda la obra de esta escritora, pero sí que es cierto que aquí he notado más recursos que en otros trabajos suyos, y la novela finaliza con una conversación magistral entre dos personajes –a manera de resumen velado- que nos hace darnos cuenta del cariño que llegamos a coger a estas creaciones. Y pese a todo… bueno, no creo que permanezcan en la memoria del lector durante demasiado tiempo.

Lo que sí recordarán dentro de unos años quienes hayan leído ‘El libro de los portales’ es precisamente eso, los portales. La idea es sencilla, pero Laura Gallego la lleva hasta el límite y la convierte en un concepto realmente fascinante. Los pintores de portales, unos pocos selectos que estudian este arte en la Academia, pueden conectar dos puntos del mundo a través de sus obras, siempre y cuando éstas incluyan las coordenadas exactas de ambos lugares y estén realizadas con pintura de ‘bodarita’: un mineral rojo que al comienzo de la novela se nos dice que se está agotando en Darusia. Esto es solo el principio, claro, porque enseguida el tema se complica, ya que aparece otro minera idéntico a la bodarita, salvo en el hecho de que no es rojo, sino azul, y que también puede aprovecharse para pintar otro tipo de portales…

Mejor no decir más. Solo que en la novela pululan varios misterios como la desaparición de portales pintados hace años, la misteriosa muerte de un alumno en la Academia de portales, la rivalidad entre dos estudiantes de características opuestas –Cali y Tabit, obligados a formar equipo-, la presencia de injusticias en una sociedad medievalista y jerarquizada… en fin, muchos elementos como para recomendar la lectura de este libro, aunque algunos se resuelvan con un ‘sin más’. Hay que reconocerla a la escritora su capacidad para cerrar todos los flecos con coherencia y crear una novela inteligente y divertida.

Portales

Poco más que decir sobre este libro, que me ha dejado un grato sabor de boca pero que puede parecer un poco escrito, no sé, ¿a la carta? Está claro que tras 15 novelas de abogados, John Grisham no puede ponerle el mismo entusiasmo a su novela 16. Pero es que en fantasía… en fantasía los libros necesitan tener mucha ‘alma’.

Una curiosidad para terminar, que he visto en el portal dedicado a Laura Gallego ‘Idhun.net’. Ahí se nos explica que una librería del Opus ha criticado la obra debido a “la ambigüedad homosexual” de uno de los personajes. En fin, que es un detalle un poco tonto cuando se lee el libro ya que aparece tratado con la normalidad que se merece el tema, y que apenas ocupa unas líneas (Rowling ya hizo algo parecido al afirmar que Dumbledore era gay, aunque fue un poco cobarde al no dejarlo claro en los libros y hacer estas declaraciones tiempo después de publicada la séptima novela).

En cualquier caso, ‘El libro de los portales’ ha sido una lectura entretenida, y aunque no creo que esté entre lo mejor de la autora, nos deja con ganas de más Laura Gallego. Habrá que esperar.

Otra curiosidad, así cubrió Televisión Española el maratón de lectura que organizó la editorial para el lanzamiento de este libro:

5 comentarios el “‘El libro de los portales’: mucho ingenio y poca esencia

  1. alexanderpgarcia
    26/04/2013

    Es un libro que me despierta curiosidad por un par de ideas que tiene, pero a pesar del éxito merecido de Laura Gallego, no me acaba de llamar la atención. Leí el primer tomo de Idhún y soy de los pocos a los que no enganchó. Aún así este lo tengo pendiente, aunque sin prisa.

  2. PRESIDENT MAO
    01/05/2013

    ¿Pero este libro lo ha escrito Laura Gallego, o han sido sus ‘negros’ y sus editores los que le han hecho todo el trabajo, como a Stephen King?

    • David olakase
      27/07/2013

      Hijo mas tonto y no naces 🙂

  3. Eilonwy
    05/05/2013

    Esa sensación de “falta de alma” es lo que le he ido notando a Laura Gallego en sus últimos libros. Le falta la chispa que tenían sus primeras novelas. Es como si en aras de la técnica, hubiese perdido ese toque que hacían que sus libros fuesen totalmente especiales.

    No es que no me haya gustado el libro, que está realmente bien, pero le falta ese toque que hacía que los libros de esta autora se diferenciaran del resto. Me he sentido un pelín decepcionada con la historia, la verdad, aunque la idea de los Portales y cómo la termina desarrollando es fantástica.

  4. rossiink
    19/06/2013

    Yo opino más o menos lo mismo. No niego que me leí casi las 500 págs de la novela en un sólo día, porque la historia tiene mucha fluidez y es fácil dejarse arrastrar por ella, pero…
    Hay pasajes que me encantaron, al igual que los escenarios: La Academia, por ejemplo; sin embargo al cerrar el libro me dieron ganas de chascar la lengua. Yo creo que se ha centrado demasiado en algunos aspectos, dejando otros temas igual de importantes un poco de lado.
    De todos modos, esperemos que sea sólo cosa de la transición entre géneros fantásticos y que ésta haya sido su novela de “por probar algo nuevo”, una experiencia tan enriquecedora como lo es la misma lectura desde fuera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 25/04/2013 por en Crítica, Opinión y etiquetada con , , , , , , , .

Leyendo actualmente

Publicaciones por fecha

abril 2013
L M X J V S D
« Mar   May »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: