El rincón de Koreander

“Ante él tenía una habitación larga y estrecha, que se perdía al fondo en penumbra. En las paredes había estantes que llegaban hasta el techo, abarrotados de libros de todo tipo y tamaño”. La historia interminable, Michael Ende – BLOG DE LITERATURA FANTÁSTICA –

“Lovecraft se mea en tu amistad, en tu esperanza y tu heroísmo”

JESÚS CAÑADAS NOS HABLA DEL GENIO DE PROVIDENCE Y DE SU NOVELA ‘LOS NOMBRES MUERTOS’, QUE “JUEGA CON MUCHOS ELEMENTOS PULP”

Jesús Cañadas es un tipo extraño al que le gusta hablar de otro tipo también extraño. En ‘Los Nombres Muertos‘, la novela protagonizada por H. P. Lovecraft que Fantascy pone mañana (17 de octubre) a la venta, demuestra no solo lo mucho que sabe del genio de Providence si no también que es inevitable sentirse fascinado por su figura, a pesar de sus muchas contradicciones. Si ‘Los nombres muertos‘ promete ser uno de los libros del año en nuestro país, Cañadas será sin duda uno de los autores de la próxima década. Os animamos a que le conozcáis en esta entrevista.

El autor, Jesús Cañadas, vistiendo a la moda de Providence.

El autor, Jesús Cañadas, vistiendo a la moda de Providence.

¿Cómo te han influido Lovecraft y su estilo recargado a la hora de escribir tu propia obra?

El escritor de terror que diga que Lovecraft no le ha influido no solo es un posturas, es un mentiroso de tres pares de cojones.

Es imposible no estar influido en cierta medida por Lovecraft. Además es estúpido. Quizá no tanto su estilo, que no era para tirar cohetes, pero sí por el horror que cultivaba. Sus trabajos sobre la anticipación son una maravilla, y las ideas que subyacen en sus historias son terror de verdad, no del terror americano subnormal de un tío con un hacha persiguiéndote por una casa. No, es terror del que te asalta cuando estás en la cama intentando dormirte.

Así que sí, Lovecraft es una influencia. Yo creo que su estilo es una cosa a evitar, porque básicamente se dedicaba a ametrallar al lector con variaciones de las mismas palabras: siniestro, terrible, horrendo, espeluznante, fantasmagórico, giboso, etc. Pero si no eficiente, es un estilo eficaz, porque agobia. Este agobio en combinación con las ideas que tratan sus historias es lo que le ha convertido en un maestro del horror. Y eso no le sale a cualquiera. Así que ya lo sabéis niños: no lo intentéis en casa.

¿Biopic, novela de terror, new weird, fantasía urbana, thriller… cómo definirías a ‘Los nombres muertos’?

¡Ja! Macho, la primera en la frente. No has dado ni una. Venga, vamos por partes:

No es un biopic. Los nombres muertos no tiene afán de presentar una versión fidedigna de Lovecraft. Ni siquiera es fiel a la Historia tal y como la conocemos. Es ficción pura y dura, y aunque yo creo que el Lovecraft que hay en sus páginas está muy cerca del verdadero, no tengo modo alguno de demostrar que fuera así. Está basado en las conclusiones a las que he llegado investigando su vida.

Tampoco se puede decir que sea una novela de terror. Hay gotitas de terror y de fantástico, pero no tiene ni sintaxis ni semántica de terror. Y mucho menos de terror lovecraftiano.

Es demasiado clasicota para ser new weird, lo tachamos. No es fantasía urbana porque no se ajusta a ninguna de las convenciones del subgénero. Con thriller a lo mejor estás más cerca, pero todavía andas frío.

Mira, yo la definiría simplemente como novela. ‘Los nombres muertos‘ es una novela. ¿Te gusta leer novelas?

Los nombres muertos alta

La portada, a falta de leer el libro, diría que es muy acertada. Deja ver un toque Pulp, aunque solo sea en los colores y la elección de la tipografía del título. ¿Pudiste meter mano en su elección?

Ahí ya vas más encaminado, mira tú. ‘Los nombres muertos’ juega con muchos de los elementos de pulp, y eso quisimos expresarlo en la portada. La idea original era hacer un guiño a las portadas Weird Tales, pero al mismo tiempo intentar hacer algo atractivo para quien no estuviera muy puesto en el tema. Lo bueno es que sí, siempre se escuchó mi opinión y se me permitió acercar el resultado a mi idea en la medida de lo posible.

En la presentación de la colección, en Madrid, hablabas de que la propia fascinación que sentimos hoy en día por Lovecraft y su obra es un misterio en sí. En tu opinión, ¿qué es lo que hace al genio de Providence tan fascinante?

Para mí, sus contradicciones. Como dije en Madrid, uno no se hace amigo, se enamora, se obsesiona e idolatra a un puto nazi. Antisemita, misántropo, racista, misógino… un admirador de Hitler, como él mismo se declaraba. Un prenda, vamos. Un tío así no se casa con una judía nacida en Ucrania. Pero Lovecraft lo hizo, y ella estuvo enamorada de él toda su vida. Cosas como esta lo hacen un personaje tan atractivo.

Yo creo que Lovecraft, si bien no era un pedazo de pan, tenía una personalidad muy potente. Y no me refiero a ser simpático, sino a tener un carisma salvaje. Ese carisma está en sus obras, que no son para nada halagüeñas. Del mismo modo que Tolkien, Lovecraft consigue que quieras vivir en su mundo. Sin embargo, son diametralmente opuestos en el sentido de que las ideas tras la obra de Tolkien son positivas (amistad, esperanza, heroísmo, sacrificio) mientras que en Lovecraft son, a falta de una palabra mejor, escalofriantes. Lovecraft se mea en tu amistad, en tu esperanza y tu heroísmo. Pero al mismo tiempo, hace que te seduzca la idea de internarte en pasadizos escondidos bajo un cementerio a buscar un libro que, lo sabes ya, te va a terminar matando o volviendo loco. Eso solo lo consigue un genio. Por desgracia, nadie supo verlo en su día.

Miento. Sí que hubo gente que supo verlo. Todo su círculo de amigos escritores. Los mismos que hicieron una editorial para que su obra pudiera ser publicada de forma póstuma. Gracias a ellos estamos hablando tú y yo hoy de esto. ¿Ves? Contradicciones.

Tú mismo has sido presa de ese efecto. ¿Cómo fue tu primer encuentro con la obra de Lovecraft y su círculo?, y de paso, ¿cuál es tu relato preferido?

Los mitos de CthulhuLa primera vez que oí hablar de Lovecraft fue con unos quince años, hace dieciocho. Un amigo me pasó la colección de ‘Los mitos de Cthulhu’, la de Llopis. Yo venía de mucho rol, mucho Tolkien y muchas franquicias, que era lo único que se podía comprar en Cádiz en los noventa. Para que luego me digan que el panorama está mal ahora.

Total, que aquello me volvió la cabeza del revés. Me agobió y me hechizó a partes iguales. Y claro, quise más. En cierto sentido, Lovecraft fue la puerta a que me interesase por otro tipo de ficción. Curiosamente, apenas he jugado a La llamada de Cthulhu.

Mis relatos favoritos de Lovecraft han ido cambiando a medida que han pasado los años. Pero el número uno permanece, y ni siquiera es suyo: Los perros de Tíndalos, de Frank Belknap Long.

¿Esto te llevó a profundizar más en el autor?, ¿cómo ha sido el proceso de investigación? Creo que has llegado a visitar la tumba del escritor. ¿Se ha llegado a convertir en una atracción turística?

La investigación para Los nombres muertos da para otra novela. Tuve la suerte de poder visitar Providence en las primeras etapas de la escritura. Qué coño, no llevaba ni diez páginas escritas. Y sí, fue una experiencia alucinante. Algún día te contaré un par de anécdotas jugosas del viaje a Providence, pero será delante de una cerveza. Aparte de Providence, pasé por Londres, Berlín y un par de sitios más. Aquí te dejo una foto de una de las localizaciones de la novela. Hay que echarle huevos para pasar por ahí de noche.

Lápida LovecraftVolviendo a Providence, no te creas que es una atracción turística. La casa en la que vivió más tiempo es una casa normal, ahora vive una familia. Estuve un rato parado delante de la puerta, pero no me atreví a entrar. Ahora me arrepiento, la verdad. Para una vez que estaba le podía haber echado un par de huevos, aunque no creo que me hubieran dejado entrar en su dormitorio.

Qué más… hay una placa frente a una de las bibliotecas que solía frecuentar, y una lapida que pagaron sus amigos años después de su muerte, porque él no pudo costearse una. Poco más. Pero sí es cierto que en la tumba hay muchos regalitos, pequeñas ofrendas que la gente deposita encima. Yo dejé la mía, claro.

Una curiosidad: la lápida ni siquiera está encima de su tumba. Se equivocaron por unos cuantos metros. De todos modos, está junto a la de su madre, su abuelo y sus tías.

¿Y cuánto hay del verdadero Lovecraft en este libro? Quizás deberíamos ampliar la pregunta: ¿Cuánto crees que hay de Lovecraft en su propia obra?

Son dos cosas muy distintas. Empiezo por la más larga: creo que Lovecraft está en su obra. Inconscientemente, pero está. Por ponerte tres ejemplos: su miedo al sexo está clarísimo en El Horror de Dunwich, La sombra sobre Innsmouth demuestra lo que pensaba sobre su familia, y el Extraño… bueno, el Extraño es Lovecraft. Punto.

Un detalle: no hace falta haber leído a Lovecraft para disfrutar Los nombres muertos. Pero cuanto más hayas leído de él, cuanto más picao seas, más detalles encontrarás escondidos en la historia. Algo así como un juego entre tú y yo. A ver cuáles cazas.

En cuanto a Los nombres muertos, pues lo dicho: no es una biografía. Es ficción basada en la persona que yo creo que fue el Lovecraft real. Pero no es una historia que le podría haber pasado a Lovecraft.

____________________________________________________

“ES MUY PROBABLE QUE HAYA UNA CONTINUACIÓN,

PERO SERÁ CUANDO A MÍ ME APETEZCA HACERLA”

____________________________________________________

Hay muchos pasajes de la vida del autor que quizás el público general desconozca, pero que aparecen en la biografía de Sprague du Camp. Desde detalles bizarros como que de niño le vestían como a una chica, hasta curiosidades como su relación con el escapista Houdini, o incluso su vena romántica. De hecho, tras recibir una carta cogió un tren y abandonó por primera vez su entorno conocido para casarse repentinamente. ¿Este tipo de vivencias forman parte del mito, como puede ocurrir con otro fundador del género, Edgar Allan Poe, o crees que reflejan una verdadera personalidad del escritor que era?

El maestro LovecraftBueno, en realidad eso no es exacto: Lovecraft ya había salido antes. Conoció a Sonia Greene, la que sería su mujer, en una convención de periodismo amateur en Nueva York, donde también conoció a Frank Long, lo más parecido a un mejor amigo que pudo tener.

Sí es cierto que en su vida hubo muchos detalles extravagantes, y más allá de eso, mucho sufrimiento. Una vez me dijeron que hacía falta todo ese sufrimiento para que eclosionara el genio, que ni el estilo ni las ideas de Lovecraft habrían surgido en un niño con una infancia feliz y un hombre con una vida fácil. Quizá sea verdad. Quizá no.

En cualquier caso, Howard Lovecraft era una persona que no entendía el mundo. Por eso ha terminado teniendo esa fama de ser siniestro y recluido, porque realmente se recluyó para huir de un mundo que le rechazaba, que no le permitía vivir como él quería. Sin embargo, a poco que escarbas en su biografía ves que viajó mucho visitando a sus amigos. Amigos por carta, sí, pero cientos de ellos. Stephen King dijo en Mientras Escribo que Lovecraft sería hoy un asiduo a los chats y a las redes sociales. Y para eso tienes que ser sociable. Lovecraft lo era, pero en sus propios términos.

¿Te cuento un detalle muy curioso que poca gente sabe? El padre de Lovecraft tenía una colección de rifles. De hecho, el propio Howard solía salir a disparar como pasatiempo, y según algunas biografías era muy buen tirador. Pero no sufras, en Los nombres muertos no verás a Lovecraft pegando tiros. Hay cosas en la realidad que jamás serían creíbles en la ficción.

En ‘Los nombres muertos’ hay más personajes conocidos a parte de Lovecraft. ¿Podrías avanzarnos algunos?, ¿y qué peso tienen en la novela?

Tienen mucho peso en la novela tanto Frank Belknap Long como Sonia Greene, su ex esposa. También aparece Robert E. Howard, otro escritor amigo suyo que perteneció a su círculo. Esos son los integrantes de, como puso Félix Palma en su blog cuando se la leyó, “la liga de los escritores extraordinarios”.

Pero hay más. No puedes llevar a Lovecraft en un viaje por Europa y no partirte los cuernos para que se encuentre con los grandes personajes de la época. Hay cameos que te sorprenderán, desde J.R.R. Tolkien o Arthur Machen hasta otros que prefiero no contarte.

H. P. Lovecraft ha recibido una propuesta imposible: buscar el Necronomicón. Un libro maligno que no existe, y eso Lovecraft lo sabe por una sola razón: porque es su más célebre invención literaria. 

NombresMuertosMarcaEn 1919, el escritor americano Howard Phillips Lovecraft escribió el relato “El Sabueso”. En sus páginas se mencionaba por primera vez el Necronomicón, un tomo de magia negra rodeado de una siniestra leyenda.
Doce años después, la misteriosa viuda de un multimillonario neoyorquino convence a H. P. Lovecraft de que lidere una expedición para encontrar el supuesto libro maldito.
Acompañado de los escritores Frank Belknap Long (Los perros de Tíndalos) y Robert Erwin Howard (Conan), Lovecraft se embarcará en una búsqueda desde su Providence natal hasta el Londres de la moribunda sociedad Golden Dawn o el Berlín de entreguerras, pasando por mortíferos acantilados portugueses o ruinas enterradas bajo la ciudad de Damasco.
En la telaraña de secretos que rodea el Necronomicón, Lovecraft y sus compañeros se enfrentarán a peligros mortales, sociedades secretas y cultos olvidados dispuestos a matar por averiguar la verdad sobre el libro. Su expedición se convertirá en una trepidante aventura en la que se cruzarán con personajes como Aleister Crowley, Arthur Machen o un joven J.R.R. Tolkien.

570 páginas, publicadas por Fantascy en edición rústica con solapas, a un precio de 18,90 euros (ISBN: 9788415831051).

¿Has comentado que este libro, de alguna manera, pretende ser a Lovecraft lo que las novelas de Felix J. Palma son a H. G. Wells. ¿Aquí la época y la ambientación también juegan un papel fundamental?, y ¿estamos ante una obra única o habrá más volúmenes?

De hecho esas son palabras de Ricard Ruiz, el asesor del sello Fantascy. Ojalá tenga razón y la novela guste tanto como ‘El mapa del tiempo’, pero me temo que todavía tengo mucho que aprender para estar a la altura de Palma.

En cualquier caso, sí que la ambientación está todo lo cuidada que he podido. Pero es que la historia misma te lo pide. Un cliché de la novela histórica es tener que leerse libros enteros para una escribir frase. Pues aquí se ha cumplido, macho.

Pero claro, ¿cómo coño vestían los gendarmes de Londres en 1931? ¿Hasta qué hora funcionaba el tranvía en Berlín? ¿Cuánto tardaba un tren de París a Iskenderún en esa época? ¿Dos días? ¿Dos semanas? Preguntas como estas te vuelven loco. Te las puedes saltar a la torera y escribir lo que te salga de los cojones, o hacer las cosas bien.

Es muy probable que haya una continuación, pero será cuando a mí me apetezca hacerla. De momento tengo muchas otras ideas en la cabeza. Algunas incluyen a Lovecraft, otras a otros personajes de Los nombres muertos.

EL BERLÍN Y EL LONDRES DE LOS AÑOS 30 SON ALGUNAS DE LAS LOCALIZACIONES DEL LIBRO

Hablando un poco de tu trayectoria, ¿cómo está siendo publicar en Fantascy, el sello de moda?

A-lu-ci-nan-te. Se están portando muy bien conmigo. Las cosas que estoy viendo en la parte de prensa son para flipar, y ni te cuento de los derechos internacionales. La corrección de la novela ha sido una pasada: si yo te he dicho que he tenido que leerme libros enteros para una frase, creo que ellos han hecho el triple.

Mentiría si te dijera que estoy tranquilo. Me come la cabeza pensar cómo le va a ir. Ojo, estoy muy orgulloso de Los nombres muertos, creo que es una muy buena novela y que merece la pena leerla. Pero ahora hay que ver qué le parece a la gente. No es lo mismo una sinopsis atractiva que un ladrillo de 570 páginas.

Pero bueno, mi parte ya está hecha, y la parte de la editorial no podría ir mejor. Espero que os guste y que os emocione leerla tanto como a mí escribirla, que tendrías que haberme visto llorando como un chiquillo en mitad de la biblioteca pública de Cádiz cuando le puse el punto final.

¿Tienes alguna otra novela en la recámara? Tras ‘Los nombres muertos’, ¿qué será lo próximo tuyo que podamos leer?

A principios del año pasado terminé el primer borrador de una historia de vampiros en el S. XIX. Vampiros de los de verdad, de los que no tienen nada que ver con el ser humano, bestias inteligentes, crueles y en absoluto hermosas. También sale mi abuelo.

Aparte de eso, llevo más de un año liado con una historia que no se parece a nada que haya hecho antes. Podemos definirla como un drama con un fuerte componente fantástico. Me está costando una barbaridad, pero creo que la idea vale mucho la pena y ahí estoy, partiéndome los cuernos para que salga. Eso sí, si los dolores de cabeza que me está dando son impresionantes, más lo son las alegrías cuando la cosa sale como yo quiero.

De momento no tengo visos de publicar ninguna de las dos. De hecho, ni siquiera mi agente las ha leído. Esto prefiero tomármelo con calma. Saldrán cuando tengan que salir. O no saldrán, quién sabe.

Muchísimas gracias por responder a nuestras preguntas y por pasarte por ‘El rincón…’. Estamos deseando hincarle el diente al libro, que seguro será un éxito.

Gracias a vosotros. Me ha encantado desbarrar aquí un rato. Pero la próxima con cerveza, ¿vale?

Si ‘Los nombres muertos‘ os deja con ganas de más, siempre podéis acudir a la primera novela de Cañadas, ‘El baile de los secretos‘. Son 304 páginas publicadas por Grupo Editorial Ajec en papel y formato ebook (ISBN: 9788415156154).

EL BAILE DE LOS SECRETOS

el baile de los secretosAlgo oscuro se ha desatado sobre la ciudad de Mandressla. Una horda de monstruos recorre las calles amparados en un manto de niebla roja. Zeppelines vivos sobrevuelan los tejados, arrastrando cementerios ambulantes bajo su sombra. Un relojero loco ha robado el tiempo y lo ha escondido. Niños ciegos se esconden en la oscuridad bajo sus camas y escuchan las historias que cuentan los muertos. Hombres de ceniza protegen las lágrimas de desamor de la ciudad. Es el fin.
La única esperanza reside en un puñado de desconocidos provenientes de un lugar siniestro y maldito; un lugar llamado Tierra. Sólo ellos pueden ponerle nombre a la enfermedad que devora a Mandressla. Sólo ellos pueden terminar con el baile de los secretos.

7 comentarios el ““Lovecraft se mea en tu amistad, en tu esperanza y tu heroísmo”

  1. bbol24
    16/10/2013

    Simpático el autor, lo que se dice simpático, no parece.

  2. bbol2424
    17/10/2013

    😉 pues vas a tener razon porque ayer me puse a escuchar el podcast de verdHugos y me vendio absolutamente el libro. pagina 100 ahora mismo :p

    • yamas83
      17/10/2013

      Claro. Cuidado con el episodio ese de Londres que comentan hoy en La Biblioteca Ilium. Hay gente que se lo debe de estar tomando regular.

      • ¿Has llegado? ¿Qué te ha parecido? ¿Cómo se te ha quedado el cuerpo? xD

        Y más en general, ¿qué te está pareciendo el libro?

  3. Pingback: La sombra de Lovecraft alcanza el Norte | El rincón de Koreander

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 16/10/2013 por en Entrevistas y etiquetada con , , , , , , , , , , , , .

Leyendo actualmente

Publicaciones por fecha

octubre 2013
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: