El rincón de Koreander

“Ante él tenía una habitación larga y estrecha, que se perdía al fondo en penumbra. En las paredes había estantes que llegaban hasta el techo, abarrotados de libros de todo tipo y tamaño”. La historia interminable, Michael Ende – BLOG DE LITERATURA FANTÁSTICA –

Reseña y sorteo de ‘Paciente 101’

ANALIZAMOS LA ATREVIDA DISTOPÍA DE JOSEBA PAULORENA Y OS INVITAMOS A GANAR UN EJEMPLAR DEDICADO POR EL AUTOR

Ojo a la reseña porque al final os diremos como ganar un ejemplar firmado.

Paciente 101La ciencia ficción es también un género comprometido, y a menudo las distopías son la máxima expresión de su papel analítico y de crítica social. Al menos antes lo eran. Lo cierto que este subgénero funciona cada vez más como una herramienta para hacer literatura de evasión, y más aún de carácter juvenil. Hemos pasado de los clásicos ‘Un mundo feliz’ ó ‘1984’ a sagas como la popular ‘Los juegos del hambre’ de Suzanne Collins o la interesante ‘Desconexión’ de Neil Shusterman, atravesando un largo etcétera que incluye ejemplos más pueriles como ‘Starters de Lissa Price, y obras más adultas como la recomendable ‘Espejismo de Hugh Howley’. Todas estas novelas comparten un objetivo claramente escapista y un casi nulo trasfondo social. Quizás por eso me ha sorprendido tanto la cuarta novela del bilbaíno Joseba Paulorena, su recién publicada ‘Paciente 101’.

En apenas 214 páginas Paulorena dibuja un universo totalmente fantástico y al mismo tiempo mucho más plausible que los presentados por Collins o Price. Aquí el salto tecnológico es más evidente, aunque también la distancia temporal que separa nuestra realidad de este futuro lo es. Quizás ‘Paciente 101’ resulta en ocasiones incluso demasiado detallista para la extensión de la obra, ya que podemos llegar a sentirnos abrumados por lo compleja y distinta que resulta esta nueva realidad, y por el hincapié que pone el autor en demostrarnos que por más horrible que pueda parecernos, su modelo social funciona. Al menos, aparentemente.

Ambientada en el siglo VI de la era Espacial (a lo mejor un guiño del autor a una futura Edad Media de oscurantismo moral), el libro abandona a menudo la narración para ofrecer datos de este nuevo tiempo, a la manera de autores como Ted Chiang: supeditando la trama y la historia vital de los protagonistas en favor de un argumento más global y de una moraleja implícita. Paulorena no adoctrina, ni dicta sentencias, pero alude al lector con constantes preguntas (no siempre formuladas en voz alta) que retrasan la acción, pero que favorecen la atmósfera general del libro.

Con todo, ‘Paciente 101’ no es en absoluto una novela lenta, sino más bien todo lo contrario. Muy probablemente el lector dará cuenta de ella en apenas dos sesiones de lectura, ya que los capítulos muy breves, y sin numerar, se suceden en orden cronológico y con abundantes ganchos para mantener la atención. Aunque el misterio que nos plantea Paulorena es interesante y el protagonista está bien construido, su historia quizás tenga demasiado de excusa para plantear los temas que el autor realmente quería tratar. Malcom, el joven que se convierte en adulto de pleno derecho al inicio de la novela y que de pronto observa con otros ojos todo el mundo que le rodea, no es sino una herramienta que ofrece al lector un palco desde el que asomarse a este mundo inventado. Tampoco es algo nuevo. Desde el Guy Montag de ‘Farenheit 451‘, al Logan de ‘La fuga de Logan‘, este modelo de personaje ha funcionado como arquetipo, y Paulorena se vale de él.

También hay algo realmente interesante en la elección de la profesión de Malcom, la de médico. En un mundo deshumanizado en el que el amor ha sido desterrado por su inconveniencia para la supervivencia de la propia especie, el hecho de que un profesional de la salud pueda sentir empatía hacia sus pacientes nos plantea de manera tácita un claro dilema sobre la conveniencia o no de este tipo de sentimientos. ¿Es recomendable que el médico sienta algo hacia la persona que trata de salvar? La famosa serie televisiva ‘House‘ sugería a menudo este tipo de reflexiones. Muchas veces se contradecía a sí misma, intencionadamente, mostrándonos que lo que realmente permitía salvar al paciente era la aproximación del doctor a la vida íntima del enfermo. Solo así el Holmes de la medicina moderna comprendía cómo había caído en su estado actual y podía intervenir.

En cualquier caso, esta no es ni mucho menos la principal idea que se desprende de la novela de Paulorena. El escritor bilbaíno también quiere hacernos reflexionar sobre la deshumanización de la sociedad, llevada aquí a su extremo a pesar de que los buenos ciudadanos sean considerados, literalmente humanos, y también acerca de las relaciones humanas. El autor nos habla de una especie obsesionada con expandirse para conservar su lugar en la galaxia, y por lo tanto comprometida en procrear tanto como sea posible y de la forma menos afectiva inimaginable. Se trata de una propuesta que ciertamente recuerda mucho a ‘Un mundo feliz‘, pero que aquí busca escandalizarnos a través de una abierta poligamia en la que el hombre, mucho más escaso, firma contratos matrimoniales con varias mujeres, que además se someten a procesos genéticos para garantizar mellizos. Lo más cruel de este concepto, y también lo más atractivo, es lo que la novela da en llamar el síndrome de Abraham, la práctica ciudadana de entregar los hijos al Gobierno –con fines más sugeridos que explícitos–, a cambio de mejorar su situación económica y obtener recursos económicos, llamados ‘energia’.

El resto tendrá que descubrirlo el lector. La novela de Paulorena presenta algunas ideas realmente interesantes y una trama que no despega del todo hasta que llegamos al ecuador de las cien páginas, pero que se lee con rapidez y satisfacción. La prosa del escritor bilbaíno es muy accesible y efectista. En ocasiones puede resultar demasiado intensa y metafórica, lo que hace peligrar la credibilidad de algunas escenas, ya que Paulorena tiende a forzar ligeramente algunas reacciones y abusa de diálogos cortos y tremebundos. Por contra, tiene una habilidad natural para explicar de forma muy sencilla los aspectos más complejos de la trama y eso favorece que el lector mantenga el hilo durante toda la historia al mismo tiempo que va asimilando nuevas y atrevidas ideas. También juega en su favor la inclusión de decenas de pequeños detalles que dibujan un futuro muy atractivo y cargado de inventiva: desde detalles sin relevancia como las ‘cremalleras magnéticas’ hasta elementos con su importancia para la trama como la futura Internet a la que se accede desde los cinco años mediante implantes en la retina.

Paciente 101 contraportada

Una novela que hay que leer con la mente abierta y que deja su mejor sensación cuando ya ha finalizado la lectura y las ideas planteadas vuelven al lector en forma de dilemas. La pregunta “¿es esto correcto?” es una constante en la obra y su eco se mantiene mucho tiempo después. El talento de Paulorena para horrorizarnos reside, más que nada, en mantener durante más de 200 páginas la ficción de que ese mundo terrible no es real, y de que el ser humano no es capaz de hacer las cosas que hace.

Una última mención para la calidad de la edición física, a cargo de la nueva editorial Ediciones Cívicas.O sin ánimo de lucro. El libro editado en rústica con solapas tiene un formato muy cómodo, con letra generosa y un papel de calidad. El diseño de la portada corre a cargo de G.J. Creative.

________________________________________________

Como lo mejor siempre es probar las cosas por uno mismo, os invito a que leáis un extracto de esta novela, y a que consigáis un ejemplar firmado por el autor de forma totalmente gratuita.

  • Solo tenéis que responder a la pregunta ‘¿Qué sucede cuando los médicos intentan dormir a la niña?’. La respuesta es muy sencilla y está en las primeras páginas de la novela que se pueden leer pinchando en ESTE ENLACE. Cuando lo sepáis enviarme un correo electrónico a la dirección yamas83@gmail.com con la respuesta y entraréis en el sorteo de un ejemplar físico que os enviaré por correo postal.

La fecha límite para participar será el 2 de noviembre, y realizaremos el sorteo mediante la elección de un número aleatorio el día 3.  La participación estará limitada a lectores de España, por motivos de envío.

Suerte a todos y gracias al autor por hacer posible este sorteo. Esta novela os aguarda, y si no salís elegidos en el sorteo recordad que se puede conseguir por solo 13 euros.

Dedicatoria

3 comentarios el “Reseña y sorteo de ‘Paciente 101’

  1. Tinuwel
    20/10/2013

    Pues tiene muy buena pinta así que me apunto al sorteo de cabeza.
    Muchas gracias!

  2. Pingback: Ganadora del sorteo de ‘Paciente 101′ | El rincón de Koreander

  3. Pingback: David Calleja mezcla terror y fantasía en ‘Tiempo de duendes’ | El rincón de Koreander

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Leyendo actualmente

Publicaciones por fecha

octubre 2013
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: