El rincón de Koreander

“Ante él tenía una habitación larga y estrecha, que se perdía al fondo en penumbra. En las paredes había estantes que llegaban hasta el techo, abarrotados de libros de todo tipo y tamaño”. La historia interminable, Michael Ende – BLOG DE LITERATURA FANTÁSTICA –

Lovecraft explora la historia secreta del mundo en ‘La sombra fuera del tiempo’

NEVSKY RECUPERA UNA OBRA CUMBRE DEL GENIO DE PROVIDENCE CON INTRODUCCIÓN DE JAVIER CALVO Y UNA NUEVA TRADUCCIÓN DE JON BILBAO

Un clásico de la literatura fantástica y el horror cósmico puesto al día. La editorial Nevsky acaba actualizar, gracias a una nueva traducción de Jon Bilbao, una de las obras clave del imprescindible H. P. Lovecraft. ‘La sombra fuera del tiempo’ (anteriormente publicada también bajo el título ‘En la noche de los tiempos’), aparece ahora dentro de la colección Fábulas de Albión con prólogo del traductor y una introducción escrita nada menos que por Javier Calvo.

Publicada en 1936, ‘La sombra fuera del tiempo’ es una de las últimas piezas escritas por el genio de Providence que vieron la luz antes de su fallecimiento. Además de ser una de sus obras piezas con extensión de novela corta y no de relato, la narración es uno de los pilares que dan forma al universo de ‘Cthulhu’.

cubierta_lovecraft_hd“Nathaniel Wingate Peaslee lleva una vida tranquila como profesor de economía política en la Universidad de Miskatonic, Arkham, hasta que un día sufre un extraño colapso en mitad de una lección magistral… Su vida da un giro de 180 grados, todo se transforma: sus intereses, su personalidad, e incluso su apariencia externa. Abrumado por visiones que no comprende, Peaslee recorre el mundo en su esfuerzo por desentrañar un horror primigenio que le abruma, aunque no entienda el por qué, perdiendo a su familia, sus amigos y su trabajo. Al cabo de cinco años “despierta” sin recordar nada. El viaje vuelve a iniciarse, esta vez para comprender quién o qué ha sido…”

  • Esta nueva edición trae 128 páginas y un precio de 15,20 euros (ISBN: 978-84-939379-6-6).

Leer a Lovecraft es siempre una experiencia distinta para cada lector. En mi caso, como para muchos, fue un rito de iniciación, una aproximación al género fantástico que se alcanzó casi tintes de obsesión entre los 17 y los 21 años. Todos los subgéneros se funden de alguna manera en sus historias. Hay buenas dosis de terror, aunque en la mayoría de los casos es más una actitud, una atmósfera de terror la que planea sobre sus cuentos, que un verdadero recurso literario. La actitud del propio Lovecraft ante el mundo era la de sentir miedo, un miedo contagioso que todavía hoy se desprende de sus páginas. Sin embargo también hay mucho ‘sentido de la maravilla’ en sus relatos. La sensación de insignificancia, la forma que el escritor de Providence tiene de poner los problemas humanos en una balanza y compararlos con el peso real del universo, sigue siendo una de las mayores curas de humildad que puede afrontar hoy en día el lector moderno.

El lector de Lovecraft sabe que uno de los mayores placeres de seguir al autor es buscar y atesorar los distintos cuentos publicados en infinidad de colecciones. Aquí mi pequeña colección incompleta, a falta de algunos libros prestados.

El lector de Lovecraft sabe que uno de los mayores placeres de seguir al autor es buscar y atesorar los distintos cuentos publicados en infinidad de colecciones. Aquí mi pequeña selección de material, incompleto a falta de algunos libros prestados.

En el prólogo de esta nueva edición, Javier Calvo teoriza con la dirección hacia la que “habría evolucionado el ciclo lovecraftiano de no haber muerto su autor”, y defiende que leyendo este relato “no parece muy arriesgado aventurar que seguramente habría revolucionado el género de la ciencia ficción, igual que ya había puesto patas arriba la literatura de terror”. Comparto esta opinión, y es cierto que ese deseo por abordar nuevas realidades está muy presente en esta pequeña novela –pequeña en tamaño, claro–. Hay mucho horror presente en el libro, todo el que se puede esperar de Lovecraft, pero los temas centrales de la obra son el intercambio de mentes y la Historia del Mundo antes y después de la humanidad; ambos argumentos, claro está, explorados desde la óptica lovecraftiana.

En 'La sombra fuera del tiempo' no faltan las criaturas made in Providence. Aquí le toca a la Gran Raza de Yith.

En ‘La sombra fuera del tiempo’ no faltan las criaturas made in Providence. Aquí le toca a la Gran Raza de Yith.

El acierto de Lovecraft es, a menudo, plantear al lector acertijos sin resolución, pero que le implican de manera evidente. Aquí los disfraza de historia de misterio, aunque es un misterio que se sabotea a sí mismo y se explica desde los primeros capítulos. Al igual que cuando uno lee hoy en día ‘El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde‘ no necesita descubrir quién se esconde detrás de ambos personajes, tampoco ‘La sombra fuera del tiempo‘ se plantea como una novela de intriga. La clave no es descubrir qué ha ocurrido durante los cinco años que Nathaniel Wingate Peaslee lleva una existencia completamente ajena a su vida ordinaria. Lovecraft nos desvela este secreto desde el primer momento, y luego nos ofrece un centenar de páginas para que tratemos de asimilarlo realmente, para que comprendamos todas sus consecuencias. Aunque previsible, es efectista, y a pesar de efectista es completamente magistral. La última línea, la frase final del cuento, se cierra con una sorpresa que no por predecible, es menos impactante.

Arqueología, ocultismo, sociedades secretas, criaturas imposibles, artefactos alienígenas, trastornos psicológicos y misterios de la mente son los ingredientes básicos de toda historia de Lovecraft, y en ‘La sombra fuera del tiempo‘ están todos. Todos ellos. Tampoco faltan otros elementos clave como el narrador en primer persona que teoriza sobre lo que le ha ocurrido, y al mismo tiempo plantea enigmas al lector, siempre más grandes que la propia trama.

Contraportada de esta nueva edición de Nevsky.

Contraportada de esta nueva edición de Nevsky.

También es marca de la casa la prosa extraña y sobrecargada, aunque debo decir que la traducción de Jon Bilbao le ha sentado muy bien al estilo de Lovecraft. No he leído la edición inglesa original, pero frente a otras traducciones del autor cargadas de barroquismo, Bilbao parece haber alcanzado un punto medio entre la voz del autor y el estilo moderno que le queda francamente bien al libro. No nos engañemos. Todo el texto sigue estando sobreadjetivado y plagado de redundancias, pero al mismo tiempo escrito con una maestría tan incuestionable que ha creado escuela:

“No había viento y la pálida arena se curvaba hacia arriba y hacia abajo como las olas de un mar helado. Caminaba sin saber cuál era mi objetivo, pero una certeza dictada por el destino guiaba mis pasos. Mis sueños irrumpieron en el mundo de la vigilia, de forma que cada megalito medio enterrado parecía formar parte de las incontables habitaciones y corredores de construcción prehumana, cubiertos de jeroglíficos y símbolos tallados que tan bien llegué a conocer en los años que mi mente permaneció cautiva de la Gran Raza. Por momentos me parecía ver a los omniscientes horrores cónicos desplazarse por ellas, ocupados en sus tareas de costumbre, y temía mirar hacia abajo y descubrir que mi aspecto era como el suyo. Veía a la vez los bloques tendidos en la arena y las estancias y corredores; la maléfica y radiante luna y las lámparas de cristal luminoso; el inconmensurable desierto y los oscilantes helechos y cicadáceas más allá de las ventanas. Estaba despierto y al mismo tiempo soñaba”

  • Ahora comparemos este mismo pasaje con una traducción anterior publicada en nuestro idioma. Advierto que cualquier parecido es pura coincidencia. Ni siquiera concuerda el número de párrafos:

“La noche estaba en calma, sin viento, y la arena pálida ondulaba como las olas de una mar inmóvil. Yo iba sin rumbo, pero como empujado por la mano del destino. Mis sueños se derramaban en el mundo vigil, y se me antojaba que cada megalito clavado en la arena pertenecía a alguno de los infinitos recintos y corredores prehumanos, cubiertos de bajorrelieves, jeroglíficos y símbolos, que tan bien conocía yo.

A ratos me parecía ver incluso aquellos monstruos cónicos, omniscientes, atareados en sus trabajos cotidianos, y no me atrevía a mirar mi cuerpo por miedo a verlo como el de ellos. Alucinación y realidad se superponían. Veía los bloques medio enterrados, y a la vez, los aposentos y corredores; veía el malévolo resplandor de la luna, y a la vez las lámparas de luminoso cristal; y en el desierto, los helechos ondulaban bajo las redondas ventanas. Estaba despierto, y al mismo tiempo, soñaba”.

Para resumir, que ‘La sombra fuera del tiempo‘ es Lovecraft en estado puro, pero también un atisbo, una mirada hacia el futuro, de lo que pudo haber sido. Su deseo por explorar nuevos temas, sin abandonar el canon creado, está en este libro más patente que en ningún otro de los que escribió en vida. Nevsky ha tenido el acierto de recuperar, con una portada original y una edición cuidada en los detalles, un clásico que corría el riesgo de caer en el olvido, y le ha dotado de una traducción a la altura de la obra. Un libro para coleccionistas acérrimos y para curiosos que desconocen al autor.

BREVE FOTORRESEÑA:

  • Mi agradecimiento a la editorial por hacerme llegar el libro.

7 comentarios el “Lovecraft explora la historia secreta del mundo en ‘La sombra fuera del tiempo’

  1. alexanderpgarcia
    21/11/2013

    Un libro que tengo muchas ganas de leer.

    Gran colección Sergio, ¡esperamos que siga aumentando!

  2. Koki
    21/11/2013

    “Su vida da un giro de 360 grados…”

    /facepalm/

    • koreander83
      21/11/2013

      XD… Ok, ok.
      180 grados.

      • Koki
        21/11/2013

        El problema es que aparece en la solapa del libro

      • koreander83
        21/11/2013

        Ese no puedo cambiarle, :-p

  3. Fer
    21/11/2013

    Alegra leer esta reseña. De verdad 😉

    Fer

  4. Muy curiosa la comparativa de las traducciones, aunque la verdad es que no sé con cuál me quedaría. Por poner dos botones tempranos de muestra, me parece más elegante la solución de Bilbao en “helado” frente a “inmóvil”, pero también encuentro mayor acierto en “ondular” que en “curvarse hacia arriba y hacia abajo”. Aunque quizá la segunda sea simplemente más literal. ¿Se puede saber a qué edición corresponde la última traducción?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Leyendo actualmente

Publicaciones por fecha

noviembre 2013
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: