El rincón de Koreander

“Ante él tenía una habitación larga y estrecha, que se perdía al fondo en penumbra. En las paredes había estantes que llegaban hasta el techo, abarrotados de libros de todo tipo y tamaño”. La historia interminable, Michael Ende – BLOG DE LITERATURA FANTÁSTICA –

‘Doctor Sleep’ o ¿por qué no subes un poco el volumen de la música, King?

LA SECUELA DE ‘EL RESPLANDOR’ CUMPLE COMO NOVELA DE FANTASÍA, AUNQUE NO ALCANZA LA GENIALIDAD DEL LIBRO ORIGINAL

Pongamos por caso. Salgo de casa y al cruzar la puerta hay un tipo que me está esperando. Está de espaldas a mí, pero de repente se gira, estira el brazo, y en su mano el filo de una navaja automática se despliega con un siniestro ‘clac’. El hombre se me echa encima, y antes de que pueda reaccionar posa su cuchillo bajo mi barbilla. Me dice: “Si mientes lo sabré”. Me dice: “Tanto si no contestas, como si no dices la verdad, te cortaré el cuello”. La cosa va en serio, ¿de acuerdo? No hay escapatoria. No hay posibilidad de pedir auxilio. Entonces mi asaltante me pregunta: “¿’Doctor Sleep’ es tan bueno como ‘El resplandor’?”. Quizás, solo quizás, en ese caso, a lo mejor, pudiera ser que dijera que no. “No lo es”, le diría al desquiciado de la navaja. “Para empezar no era necesaria una secuela”.

Doctor SleepStephen King asegura que son sus fans quienes le han pedido esta continuación, que en el fondo tampoco es una continuación. Y no lo dudo. Seguramente son los nietos de los fans que le pidieron a Arthur Conan Doyle que resucitara a Sherlock Holmes, y puede que sean los padres de los fans que hace poco han conseguido, con sus quejas, que cierto perro de dibujos animados vuelva a la vida. Para mí este razonamiento tiene algo de error. Para empezar, y aunque soy un seguidor confeso de King, no me importa reconocer que el autor de Maine flojea habitualmente en los finales, y precisamente el cierre de ‘El resplandor’ es uno de sus más logrados (quizás solo superado por ‘La zona muerta’ y ‘Cementerio de animales’). Teniendo esto en cuenta, ¿por qué rizar el rizo? Si el final de aquel libro –que por cierto, difiere bastante del final ofrecido por Stanely Kubrick en su película– ya era adecuado, ¿a qué viene esta secuela?

En los agradecimientos que suceden a la novela, King dice que mientras viajaba por la autopista pensaba en el pequeño Danny Torrance, y en lo que se habría convertido como adulto. King no es ingenuo, y reconoce que sintió miedo ya antes de empezar el libro: “¿Abordé el libro con temor? No te quepa duda. ‘El resplandor’ es una de esas novelas que la gente siempre menciona (junto con ‘Salem’s Lot’, ‘Cementerio de animales’ y ‘Eso’) cuando habla de cuál de mis libros les hizo cagarse de miedo. (…) Me gusta pensar que sigo siendo bastante bueno en lo que hago, pero nada puede equipararse al recuerdo de un buen susto, y quiero decir nada, especialmente si quien se lo ha llevado es una persona joven e impresionable”, admite. Y este puede ser un factor importante.

Sin embargo, en mi caso ‘El resplandor’ no está tan lejano. Puede que haga un par de años, a lo sumo, desde que lo leí por última vez, y aun así estoy convencido de que, incluso sin ser perfecto, es una jodida obra maestra. Aquel era otro King. Un King mucho más afilado, más perfecto en su escritura, y también más visceral. Te tocaba la fibra con su forma de escribir. No solo eso, si no que cogía tus nervios, los estiraba, y se hacía un punteo de guitarra con ellos.

El King de ahora es muy distinto. Es más pausado, menos eficaz con las palabras, aunque al mismo tiempo más poético. Está, en mi opinión, mucho más empeñado en reflejar la REALIDAD en sus obras. El King de antes rodaba sus libros con una cámara en la mano, todo en un inmenso plano secuencia, con un talento tan desesperado que no dudaba en colar el objetivo (imaginario, claro) en los ángulos más inverosímiles, y más rebuscados. No pasaba la escoba por los decorados antes de empezar a grabar. No le importaba que sus personajes estuvieran despeinados o con la camisa por fuera. Todo estaba en la página, y si parpadeabas, estabas perdido. Ahora King acude con todo el equipo de rodaje, instala pesadas caravanas para las estrellas, despliega un buffet libre para sus actores, y rueda cada día pequeñas secuencias desde muchos ángulos distintos, que luego monta en un estudio aprovechando caros equipos informáticos. Es un King que escribe para los críticos, un King al que le importa el qué dirán.

Voy a retroceder un poco porque no quiero dar una impresión equivocada. Hablemos de ‘Doctor Sleep’ (o ‘Doctor Sueño’ como ha sido publicado por Plaza & Janés). Es tan buen libro como mala secuela. Es una novela notable y más que entretenida. Su primer tercio parece ser una historia de terror que pronto deriva a otra historia de magia e introspección, de lucha contra los demonios del pasado y sobre los mecanismos de la mente. En realidad parece ser el mismo argumento que King ha repetido novela tras novela en los últimos diez años (piensa en ‘Un saco de huesos’, piensa en ‘La historia de Lisey’ o en ‘Duma Key’, y más o menos tienes el tono de ‘Doctor Sueño’). Hay giros y sorpresas, claro. Hay humor y misterio, faltaría más. Hay algo de aventura y unos cuantos fantasmas. Hay, en definitiva, bastante King.

La novela en sí retoma el personaje de Danny Torrance, aquel pequeño que poseía el resplandor y que se veía obligado a pasar un invierno aislado con su padre alcohólico (Jack Torrance) y su dependiente madre (Wendy) en un hotel de Colorado (el Overlook). Si recordáis, allí permanecía varios meses aislado por la nieve, y comprendía cada vez más que en el hotel había algo que quería su poder. Al inicio de la novela Danny sigue siendo ese niño, pero tras un prólogo espectacular y altamente logrado, donde casi parece que King recupera su voz narrativa de hace 25 años, Danny se convierte en un adulto (Dan), y como tal está condenado a cometer los mismos errores etílicos de su padre. Eso sí, con la diferencia de que sigue teniendo ese toque especial que él llama El Resplandor.

La figura del hotel Stanley en el que se basa 'El Overlook' está ligeramente presente en 'Doctor Sueño'

La figura del hotel Stanley en el que se basa ‘El Overlook’ está ligeramente presente en ‘Doctor Sueño’

Resumiendo, y para evitar spoilers, diremos que Dan Torrance termina trabajando en una residencia de ancianos donde utiliza su don para ayudar a que los enfermos pasen a mejor vida de la manera menos traumática posible. Solo que entonces contacta con una jovencita (Abra) que posee su mismo don, y que está en el punto de mira de un extraño grupo de nómadas apodado El nudo verdadero: una gente realmente extraña y peligrosa que parece verse atraída por este particular resplandor.

La trama es buena y los personajes están muy logrados. Sin embargo, el tono difiere mucho de lo que el lector puede esperar del libro. Y desde luego, difiere mucho de ‘El resplandor’ y de lo que significó en su momento. Aquí hay quizás demasiados diálogos innecesarios. Hay demasiado interés por coger al lector de la mano y evitar que pueda perderse. Hay incluso pocos personajes para lo que es King, y todos se comportan de forma demasiado lógica. Les falta espontaneidad.

Reproducción del manuscrito original de 'El resplandor'.

Reproducción del manuscrito original de ‘El resplandor’.

Luego está el elemento de volver atrás. Cuando hablo de esta novela uso mucho una palabra: nostalgia. Quizás King no intenta transmitir ese sentimiento, pero es una sensación que pulula por todo el libro. Hay mucho de tiempo pasado en la novela. Hay mucho sentimiento de pérdida descrito en el libro. Decía que también hay acción, y el final se resuelve satisfactoriamente. A lo mejor es un poco acelerado, pero tampoco es como para dar un bote en la silla. Lo malo es que todo resulta demasiado obvio, y casi hasta predecible. En general, falta el fuego de antaño. Ahora ya solo arden unas brasas confortables, como si el escritor salvaje del pasado hubiera sido domado.

Dice el crítico Tino Pertierra en su reseña de la revista ‘Qué leer’ (número 193 de este mes de diciembre de 2013), que “tras dos joyas como ‘La cúpula’ y ‘22/11/63’, y un entretenimiento resultón como ‘Joyland(King) se mete en página de once varas para entregar una secuela que no lo es tanto”. Más adelante explica: “Normal: ahora es un escritor maduro, con muchos más recursos, menos dado a los impactos súbitos y más a un desarrollo pausado de acontecimientos en una atmósfera inconfundible” y ése es el error. El mismo error que cometió Kubrick cuando llevó su historia a la pantalla. Escribir a través de la técnica. Buscar la perfección desde el cerebro.

uncollected1Cierro las tapas de ‘Doctor Sleep’ y acarició el la silueta que forma el nombre de Stephen King en la cubierta. Me asomo a la puerta de casa y no hay ningún hombre con una navaja pidiendo mi opinión sobre la novela. A nadie le importa, seguramente ni al propio King (definitivamente a King no le importa). Sin embargo, una parte de mi cerebro se imagina que ese tipo de la navaja es un aficionado al baseball –a los Red Sox en realidad–, mide casi dos metros, tiene una grotesca melena negra y unas patillas indecentes, viste compulsivamente tejanos y cuando escribe hace aullar a los muertos. Me imagino a ese hombre entrando en el lujoso despacho del King moderno, acercándose al equipo de música (quizás ahora oculto por una pila de papeles), e introduciendo un CD de Metallica. Ese hombre giraría la rueda del volumen hasta que los altavoces empezasen a bailar con ritmo epiléptico. Luego se acercaría a la máquina de escribir, arrancaría la hoja del carril, y haría una bola de papel con ella. Ese tipo, ese muchacho, amartillaría las teclas con pasión, como si les estuviera haciendo un masaje cardiaco.

Ese tipo existe y está en alguna parte de Maine, y estoy seguro de que solo es cuestión de tiempo que un día King se levante y al ir a quitarse las legañas se le encuentre mirándole a los ojos desde el otro lado del espejo. Aunque peine canas. Aunque piense que la música está demasiado alta.

5 comentarios el “‘Doctor Sleep’ o ¿por qué no subes un poco el volumen de la música, King?

  1. torgar (@torgar1)
    12/12/2013

    Host14 pvt4, caguenla. El libro no sé como será pero la reseña es increíble. Has estado inspirado. Felicidades. Bye

  2. Jose Manuel Rosell Subirats
    12/12/2013

    King es un clásico, eso está claro. Pero hacer una secuela o pseudosecuela, de su libro más popular creo que es un fallo garrafal. Por fortuna no lo ha hecho con Salem’s Lot, porque entonces ya sería del todo imperdonable.

    • koreander83
      12/12/2013

      Torgar, José Manuel… Lo primero, gracias por comentar.
      A mí hay una secuela que me gustaría mucho, muchísimo leer, y sería la de ‘IT’. Creo que es el libro que más ilusión me haría. Probablemente no pudiera desarrollarse con los personajes históricos, si no con sus hijos, pero sería estupendo leer algo así.
      Sobre lo de la secuela de Salem’s Lot, quizás lo sepas, pero algo parecido sí que existe. El padre Callahan aparece como secundario en las últimas entregas de ‘La Torre Oscura’. No es exactamente lo mismo, pero ahí está.

  3. ines diaz g
    02/01/2015

    Hola!
    Lo tengo pendiente, esperando en la estantería.El Resplandor me encantó, y tu reseña es sensacional, magnífica. Me queda claro que es más floja.
    Un saludo!

  4. Pingback: ‘A Ciegas’ finalista para el Bram Stoker 2014 en primera novela | El rincón de Koreander

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Leyendo actualmente

Publicaciones por fecha

diciembre 2013
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: