El rincón de Koreander

“Ante él tenía una habitación larga y estrecha, que se perdía al fondo en penumbra. En las paredes había estantes que llegaban hasta el techo, abarrotados de libros de todo tipo y tamaño”. La historia interminable, Michael Ende – BLOG DE LITERATURA FANTÁSTICA –

‘La brigada de la muerte’, una pequeña dosis de Post-Apocalipsis

LA NOVELA DE JOSEPH D’LACEY QUE ACABA DE PUBLICAR LA COLECCIÓN RUNAS OFRECE 112 PÁGINAS DE TERROR ADULTO SIN DEMASIADAS PRETENSIONES

La brigada de la muerte’ (colección Runas de Alianza Editorial) es hasta donde yo sé lo primero del británico Joseph D’Lacey que se publica en nuestro país, y lo cierto es que es una novela recomendable con dos ‘peros’ importantes: es tan breve como poco original. En total, apenas 112 páginas de un mundo postapocalíptico del que el autor solo nos va a ofrecern unas pocas pinceladas, suficientes eso sí para dibujar una buena atmósfera.

Tenemos pocos personajes y la mayoría son más bien anecdóticos. La protagonista y narradora es Sheri, una antigua peluquera ahora reconvertida en ‘Terminadora’ –no hace falta que os explique a qué se dedica para conseguir ese título–, armada principalmente con dos grandes escopetas de nombres bíblicos: Kane y Abel. Ella es una de los 200 ‘supervivientes’ concentrados en la ‘Estación Nielsen y McKinley’, un conjunto de bloques de viviendas a salvo de los ‘Transeuntes’ que, aunque no son zombies si no más bien una especie de masa de infectados sin voluntad, a efectos narrativos las diferencias son escasas. Amén de otros personajes de poca importancia, a Sheri le acompañan fundamentalmente un reconocido ‘cobarde’ y amante eventual, Ike Delgado, y una menor de 11 años que apenas habla con nadie, Trixie.

La brigada de la muerteAsediadas en un bloque de calles llamado la Estación, doscientas personas han sobrevivido el apocalipsis desde que comenzó el Largo Silencio. Hasta ahora. Nadie sabe qué ocurrió. Después de que anochece, miles de habitantes de la ciudad -ni vivos ni muertos- merodean por las calles en busca de los vivos. La Estación está bajo constante amenaza. Cada día, se echa a suertes quiénes serán los siete miembros de la Brigada de la Muerte. Su misión es simple: el exterminio. Sheri Foley ha descubierto que tiene el corazón de una superviviente y es uno de los miembros más implacables de la brigada. Pero dentro de la Estación hay otra clase de enemigos…

Son 112 páginas y 12 euros en papel (ISBN: 978-84-206-8871-8). La traducción es de María Hernández Díaz.

Parecen pocos ingredientes, pero con ellos D’Lacey consigue una historia tan sencilla como efectista. Y es que si por algo se le puede felicitar a D’Lacey, ganador el British Fantasy Award en la categoría de ‘recién llegado’, es de conseguir una verdadera novela de terror para adultos, con personajes que ocultan secretos oscuros, una voz narradora profunda y bien trabajada, unos diálogos que funcionan muy bien, y una serie de giros finales que son el principal atractivo del libro. Con ello consigue tanto resultar creíble, como dotar de una calidad indiscutible a todo el resultado. Lo malo, eso sí, es que lo cuenta no deja de ser un refrito de otras muchas historias similares.

Sin destripar nada, diré que desde el principio sabemos que el origen del mal que asola al mundo es algún cataclismo por determinar. Los personajes no saben qué es lo que lo provocó, pero a la época que le siguen la llaman el Largo Silencio, ya que la mayoría de aparatos sofisticados han dejado de funcionar. En esta era, la mayor parte de la población parece afectada por un vaciado mental que puede recordar a las invasiones de cuerpos, pero que también vuelve agresivos a quienes la padecen. Estas personas que vagan sin ningún propósito aparente solo durante la noche son los ‘Transeuntes’ de los que hablábamos antes. Curiosamente la mayor parte de estos infectados, por así llamarlos, son oficinistas y burócratas, gente que ocupaba las plantas altas de los edificios, mientras que los supervivientes pertenecen principalmente a la clase obrera. Una forma como cualquier otra de añadir un tinte de contenido social al libro.

Portada original de la novela en su edición inglesa.

Portada original de la novela en su edición inglesa.

Sin embargo, ‘La brigada de la muerte’ tampoco necesita muchos añadidos para ser una novela profunda. Con pocos elementos D’Lacey crea una sociedad de supervivientes creíble e interesante. Se echan en falta quizás algunas páginas más para su desarrollo. Las brigadas que dan nombre al libro son una especie de patrullas de siete personas (siempre el mismo número) que se encargan de mantener el perímetro libre de ‘Transeúntes’. Una buena parte de los supervivientes se presentan voluntarios para esta tarea, pero a fin de garantizar la igualdad social, todos pueden ser ‘reclutados’ para esta labor mediante sorteo.

En el fondo el único pero que le puedo poner al libro es su brevedad, ya que le faltan páginas para desarrollar un poco más la ambientación y sobre todo para que los giros narrativos (unos cuantos, por cierto) sean algo menos bruscos. Al sacrificar estas páginas lo que se consigue es una novela tremendamente ágil que se lee literalmente de una sentada. El precio en papel está muy ajustado, 12 euros, aunque teniendo en cuenta que son prácticamente dos horas de lectura, el coste del ebook me parece un poco elevado: 6,99 euros. Eso sí, la colección Runas se caracteriza por lanzar bastantes ofertas de sus ebooks con descuentos especiales durante tiempo limitado, así que si pilláis alguna, yo no me lo pensaría demasiado.

ASÍ EMPIEZA EL LIBRO:

“La noche cae como un mazazo porque nos aterra. Aquello que deseas se hace esperar y lo que temes llega repentinamente.

Primero oyes los llantos de la gente. Cientos de personas, quizás más. Todos han perdido algo que apreciaban y quieren recuperar. Después, unos cuantos disparos sueltos, el sonido de las botas a la carrera en las frías aceras y las calles vacías. Luego, tiroteos coordinados y precisos. Más carreras, gritos ahogados de alerta y órdenes. Cuando estás cerca los disparos suenan como petardos, de más lejos sencillamente como pistolas de juguete, poco reales. Todos prestamos atención a los ruidos de la noche, porque no estaría bien ignorarlos, sería casi una falta de respeto. Aguardamos los gritos y rezamos por no tener que oírlos nunca más”.

Sobre la falta de originalidad, decir en su defensa que la novela es de 2009, cuando todavía no se habían vertido tantísimos litros de tinta con el trasfondo postapocalíptico. En todo caso, hay un esfuerzo por parte del autor de evitar las situaciones más típicas de este tipo de libros, y en su defensa diremos que hacia la mitad de la novela, la trama da un giro lo bastante importante como para que no podamos catalogar al título como ‘un libro de zombies’.

Lo dicho, una historia recomendable pero breve. Si cae en vuestras manos y no os ponéis demasiado exigentes os proporcionará un buen par de horas de entretenimiento con bastante sustancia. Y si nada de esto os convence, haced caso a Stephen King: ‘Joseph D’Lacey rocks!”

  • Como siempre, nuestro agradecimiento a la editorial por hacernos llegar un ejemplar de la novela.

Un comentario el “‘La brigada de la muerte’, una pequeña dosis de Post-Apocalipsis

  1. Pingback: La brigada de la muerte, de Joseph D’Lacey | NOT A REVIEW

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Leyendo actualmente

Publicaciones por fecha

julio 2014
L M X J V S D
« Jun   Ago »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: