El rincón de Koreander

“Ante él tenía una habitación larga y estrecha, que se perdía al fondo en penumbra. En las paredes había estantes que llegaban hasta el techo, abarrotados de libros de todo tipo y tamaño”. La historia interminable, Michael Ende – BLOG DE LITERATURA FANTÁSTICA –

Campbell demuestra su dominio del miedo en ‘Influencia’

EL AUTOR, QUE VISITARÁ AVILÉS ESTE VERANO CON MOTIVO DEL FESTIVAL CELSIUS 232, CONSTRUYE UNA HISTORIA SÓLIDA DE TERROR PLAGADA DE ELEMENTOS CLÁSICOS

La próxima visita de Ramsey Campbell al festival Celsius 232 de Avilés (del 29 de julio al 1 de agosto), de la que ya os hablamos en este blog, seguramente anime a muchos a rescatar alguna de sus novelas. En formato electrónico hay unas cuantas disponibles en plataformas como Amazon o Kobo (más en la primera que en la segunda), y aunque en papel la búsqueda puede ser algo más complicada, es fácil que si finalmente dais con uno de sus libros os llevéis una recompensa en forma de saldo. Así fue como acabé yo con ‘Influencia‘, la obra que le valió a Campbell el British Fantasy en 1989, y que hasta donde yo sé puede ser una magnífica puerta de entrada a su obra.

Influencia“La tía abuela de la pequeña Rowan ha fallecido… ¿o no? La vieja Queenie se niega a desaparecer en el olvido, y hace todo lo que está en su fría mano para volver de la tumba. Persigue a la niña en sus pesadillas nocturnas, codicia su alma, trata de empujarla hacia una eternidad oscura, hacia la nada. Rowan se aferra a la normalidad con todas sus fuerzas, pero tal vez la voluntad de una niña pequeña no sea suficiente para resistir la terrible influencia de la maléfica Queenie.
Ramsey Campbell es conocido como el maestro de la novela psicológica, por encima de Stephen King, y su talento para transmitir lo más enrevesado de la mente humana no tiene parangón en la narrativa moderna. Sus novelas han sido adaptadas a la gran pantalla en dos ocasiones: ‘Los sin nombre‘ y ‘El segundo nombre‘”.

UltratumbaLa versión que yo he leído lleva traducción de Silvia Schettin (cofundadora de Fata Libelli) y está publicada por La Factoria de Ideas, aunque ya hay una versión anterior bajo el título de ‘Ultratumba‘ y publicada en nuestro país en 1993 por Martinez Roca, dentro de su mítica colección Gran Super Terror. No he podido hacerme con la versión de Martínez Roca, así que no puedo comparar. No obstante, si sirve de ayuda diré que no tengo nada que objetar con respecto a la edición de La Factoria de Ideas. Es cierto que se han colado algunos errores tipográficos (muy de cuando en cuando, alguna letra que falta o está fuera de lugar), pero no creo que sea nada que entorpezca demasiado la lectura, y es por desgracia una circunstancia muy habitual en las ediciones españolas de género fantástico.

Lo que nos interesa, en todo caso, es el trabajo que ha hecho Campebell en este libro, y que nos remonta a una literatura de terror de corte mucho más clásico del que estamos acostumbrados en la actualidad y con un peso total de elementos sobrenaturales. ‘Influencia‘ es, al fin y al cabo, una novela sobre el más allá, que nos habla del umbral de la muerte y de cómo algunas formas de maldad no desaparecen completamente ni siquiera después de la muerte.

Si tuviéramos que hacer una distinción entre miedo, terror y horror, la novela de Campbell se situaría más bien en el primer escalón. ‘Influencia‘ prescinde casi completamente de la sangre y busca el factor psicológico para provocar angustia, con todas las herramientas clásicas del género tradicional: una atmósfera angustiosa llena de clichés bien aprovechados (el antiguo caserón, el faro en la playa, el cementerio y hasta la bruma), un personaje inocente sobre el que el mal ejercerá su influencia (la pequeña Rowan), un mal incuestionable que se hace evidente desde las primeras páginas (la anciana Queenie, que ejercerá su influencia más allá de la muerte), y como no, los fantasmas de la mente que acosan a todos los personajes de la obra (los padres primerizos que no estaban preparados para su tener su hija, el solitario tío con impulsos de pederastia, la hermana solterona y asustadiza que se vuelve sobreprotectora…).

“–No te atrevas ni a pensarlo. Me quedaré donde he vivido siempre y que Dios se apiade del que intente moverme. –El párpado derecho cayó, arruinando así la simetría de su rostro, hasta que lo volvió a levantar con tal esfuerzo que dejó los dientes al descubierto. Entonces se acomodó en la almohada. Los ojos se le cerraban–. Péiname. No quiero parecer una bruja”.

Son todos elementos clásicos y contrastados que le funcionan bien a Campbell porque sabe sacarles provecho y utilizarlos en su justa medida. Al autor no le interesa innovar en el género, si no construir poco a poco –aunque el libro no supera las 320 páginas– una trama sin fisuras que se construye a través de personajes sólidos y escenas cargadas de una tensión creciente. En este sentido, el componente terrorífico está manejado de forma equilibrada, y los elementos sobrenaturales, que el principio están más sugeridos que otra cosa, van ganando fuerza a medida que avanzamos en la historia.

BREVE FOTORRESEÑA:

Pero tampoco sería justo decir que la novela de Campbell es una historia de fantasmas puramente tradicional y sin elementos nuevos. Pese a los clichés mencionados, el autor británico introduce sugerentes ideas propias y algunos giros argumentales (como el que desencadena el último tercio de la novela) que resultan suficientemente llamativos y novedosos como para dar entidad propia al libro.

“Dio una ojeada nerviosa y rápida a la noche cambiante, al espantapájaros sin cabeza que era su abrigo, a la farola que acechaba entre las ramas del sauce y, al cabo, comenzó a apartar los últimos restos de tierra de la refulgente tapa del ataúd. De tanto en tanto, la pala tintineaba. Primero vio la madera rasguñada y sucia por la tierra, como si fuera felpa empapada, y se dirigió al extremo más brillante. Colocó la pala de tal modo que sirviera como destornillador. Entonces sintió que un escalofrío le recorría el espinazo, pues se dio cuenta de por qué la pala no había dejado de tintinear: todos los clavos estaban ya casi sueltos”.

En el lado negativo, y pese al palpable esfuerzo del autor por construir personajes creíbles, tengo que admitir mi falta de empatía hacia los principales protagonistas. La niña, Rowan, no me ha resultado completamente repelente, pero ha estado lejos de caerme bien. Aunque es fácil simpatizar con el padre, un electricista que pese a deslomarse a diario atraviesa dificultades económicas por culpa de los impagos, al final de la novela su escepticismo resulta más que nada irritante, y la madre de la pequeña, sobre la que recae el peso de la trama, me parece que está desaprovechada. Por un lado Campbell comete el error de menospreciar el papel que puede ejercer en la maltrecha economía familiar, ya que ella tiene un trabajo en el Hospital. Por otro lado  no consigue dotarla del carácter que se merece, ya que en su profesión observa el sufrimiento diario de otros niños y sin embargo en la primera mitad de la novela parece ajena al de su propia hija. Es cierto que al final de la novela, el escritor le da la vuelta a esta la situación y logra que reclame el papel que le corresponde.

Donde el libro sí gana muchos enteros, sin embargo, es en la construcción de Queenie, la malvada tía abuela cuya arisco carácter parece haber contaminado no solo a su vivienda, si no a todo lo que la rodea. Campbell acierta completamente en la construcción de su antagonista, y pese a la aparente fragilidad que desprende en las primeras páginas, la carga también de fuerza y de un poder ominoso que es suficiente para sostener todo el libro.

Por otro lado, y sin llegar a ser aburrida en ningún momento, al libro le sobran escenas que aportan poco a la historia. Eso sí, contribuyen a profundizar en una atmósfera trabajada que aporta credibilidad al conjunto. Rampsey Campbell ha conseguido con ‘Influencia‘ una buena representación de cómo se puede escribir terror auténtico sin caer en el recurso fácil de la casquería, sin tirar de monstruos lovecraftianos –de los que por otro lado, su obra es un buen exponente–, y utilizando personajes dotados de suficiente profundidad. No creo que la novela llegue a ser un acierto completo, pero sí consigue sus objetivos y da unas cuantas lecciones magistrales sobre cómo se puede abordar la escritura de terror. La sombra de Campbell en el género, como la de su maléfica Queenie en toda la novela, es alargada.

Nota: 7 sobre 10.

Pros: Terror creciente, con elementos clásicos y sin caer en recursos fáciles. Una buena historia con ideas propias y personajes sólidos.

Contras: La falta de empatía hacia algunos personajes ocasiona distanciamiento, y algunas escenas de relleno ralentizan la historia en determinados momentos.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 06/04/2015 por en Reseña y etiquetada con , , , , , , , , , , , , , , .

Leyendo actualmente

Publicaciones por fecha

abril 2015
L M X J V S D
« Mar   May »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: