El rincón de Koreander

“Ante él tenía una habitación larga y estrecha, que se perdía al fondo en penumbra. En las paredes había estantes que llegaban hasta el techo, abarrotados de libros de todo tipo y tamaño”. La historia interminable, Michael Ende – BLOG DE LITERATURA FANTÁSTICA –

Naufragando en la mejor literatura con ‘A la deriva en el mar de las lluvias’

LA ANTOLOGÍA QUE ACABA DE PUBLICAR SPORTULA, CON DOS PREMIOS HUGO Y UN NEBULA ENTRE OTROS GALARDONES, RÉUNE 8 HISTORIAS DE PRIMER NIVEL

Dos premios Hugo, un Nebula y un British Science Fiction. Esos son solo algunos de los galardones que acompañan a la antología editada por Mariano Villarreal que Sportula acaba de publicar y que se puede conseguir en en Lektu, Amazon, Cyberdark, la librería Gilgamesh, Estudio en Escarlata o en la propia web de la editorial. ‘A la deriva en el mar de las lluvias y otros relatos‘ es la otra cara de la moneda del proyecto que arrancó en abril con ‘Mariposas del oeste y otros relatos‘. Si aquel reunía una decena de historias escritas originalmente en castellano, y con portada de Juan Miguel Aguilera, en esta ocasión lo que tenemos es un compendio de ocho cuentos escritos en lengua inglesa y traducidos al castellano, con portada del también extranjero Alex Popescu.

A la deriva en el mar de las lluviasEn A la deriva en el Mar de las Lluvias y otros relatos el lector podrá encontrar emotivas historias acerca del último viaje espacial de una madura mujer astronauta, de las consecuencias de comercializar muñecas capaces de superar el test de Turing, del uso de la animación suspendida para la explotación comercial de cadáveres, del difícil camino hacia el entendimiento y el perdón, de la subjetividad en el terreno de la percepción, de relaciones familiares alternativas surgidas tras un desastre ecológico, bellísimas historias de amor en clave de poema y nuevas oportunidades para la humanidad tras la completa des- trucción de la Tierra.

Piezas de ciencia ficción de futuro cercano en su mayoría, inquietantes, sorprendentes, narradas con gran sensibilidad y poseedoras de un fuerte componente filosófico, de la mano de escritores tan destacados como Mary Robinette Kowal, Ken Liu, Will McIntosh, Mike Resnick, Ted Chiang, Rachel Swirsky, Carrie Vaughn e Ian Sales; cinco hombres y tres mujeres que evidencian la riqueza y solidez de la narrativa de ciencia ficción actual.

Aunque el proyecto conserva el mismo espíritu (el objetivo final sigue siendo difundir en España la mejor narrativa breve de género fantástico), los resultados son francamente muy distintos. Si bien ‘Mariposas del oeste y otros relatos‘ era una buena muestra de la producción que se está llevando a cabo en nuestro país con autores de la talla de Eduardo Vaquerizo, Rafael Marin, David Jasso o Sergio Mars, por citar solo unos pocos, lo cierto es que el resultado era más bien irregular. Se notaba que había mucho talento en la colección, pero no daba la sensación de que ninguno de los cuentos reunidos en ella estuvieran entre lo mejor de la producción de sus autores.

Ahora, con ‘A la deriva en el mar de las lluvias y otros relatos‘ la cosa cambia. Para empezar nos encontramos con historias breves de nombres tan sonados como Ken Liu, Ted Chiang o Mary Robinette Kowal: autores que acumulan premios y que están hoy en día en primera línea de lo que se publica dentro del género. Y lo cierto es que a diferencia de lo que ocurrió con el primer volumen, aquí todos los relatos recogidos superan la línea del notable, y unos cuantos tienen la categoría de matrícula de honor.

Portadas de Juan Miguel Aguilera ('Mariposas...') y Alex Popescu ('A la deriva...') editadas por Sportula.

Portadas de Juan Miguel Aguilera (‘Mariposas…’) y Alex Popescu (‘A la deriva…’) editadas por Sportula.

La contraportada de ambos libros en su edición física.

La contraportada de ambos libros.

La señora astronauta de Marte

Mary Robinette Kowal abre la antología con este relato ganador del Premio Hugo 2014, y finalista del mismo premio el año anterior por una ‘confusión’ con las normas (entonces solo había sido publicado en formato audiolibro, lo que hizo que no fuera posible galardonar la obra en su categoría). El cuento, traducido por Pilar san Román, parece compartir un cierto tono melancólico con otras obras ganadoras del Hugo (como ‘El zoo de papel’ de Ken Liu sin ir más lejos) aunque por su ambientación y desarrollo casi parece encontrar su referente directo en las ‘Crónicas marcianas‘ de Ray Bradbury. Una antigua astronauta, entrada ya en años y con un marido en una fase avanzada de una terrible enfermedad, se ve de pronto con la posibilidad de regresar a las estrellas para una misión vital para la humanidad. Los elementos de ciencia ficción son más un telón de fondo que la clave del relato. Aún así, se nos narra la colonización del planeta rojo y se rinde homenaje a un clásico del género.

Algoritmos para el amor’

Quizás el mejor cuento del libro. Se trata de una historia de Ken Liu que resultó finalista del premio ‘Grand Prix de l’Imaginare’ en el año 2014, aunque fue escrito diez años antes y se encuentra entre los primeros trabajos del autor. Carlos Pavón traduce este relato escrito en primera persona que aborda la locura que embarga a una creadora de inteligencias artificiales (instaladas en cuerpos de muñecas) cuando comprende que el comportamiento humano también responde a patrones similares a la programación. Liu nos regala algunas escenas magníficamente aterradoras que perduran en la mente del lector.

Frigonovia

Esta magnífica historia de Will McIntosh, traducida aquí por Carlos Pavón, se hizo merecedora del Premio Hugo en el año 2010 y del Asimov’s Reader Poll. Además fue finalista del Nebula en 2009. Parte de un tema clásico de la ciencia ficción como es la hibernación, o más concretamente la conservación del cuerpo de personas fallecidas para que puedan ser resucitadas en el futuro. Sin embargo, en este caso sitúa el punto de vista en el de una mujer que permanece congelada y que es expuesta en una ‘casa de citas’ a la espera de poder conquistar a algún hombre que la devuelva a la vida… eso sí, a cambio de convertirla en su pareja. Tanto en la construcción de personajes, como en la manera de exponer los argumentos y en la forma en la que se resuelve el desenlace estamos ante un cuento de diez.

Regreso a casa

Otra pequeña joya, en este caso firmada por Mike Resnick y que también optó a un cohete (un Hugo) en el año 2012. Manuel de los Reyes traduce esta breve escena de un reencuentro familiar entre un padre, su mujer con alzheimer y el hijo de ambos, que ha transformado su cuerpo para poder contactar con una raza extraterrestre. Aunque la historia pasa de puntillas por algunos elementos que hubiera sido interesante explorar más en profundidad –como el contacto en sí con otras razas extraterrestres–, demuestra inteligencia al enfocarse en la brecha que surge entre las dos generaciones de una misma familia representada por esa transformación del hijo (ahora físicamente un alienígena), que le convierte en un extraño para sus propios padres. Poderoso por su valor metafórico.

BREVE FOTORRESEÑA:

La verdad de los hechos, la verdad del corazón

Tengo sentimientos encontrados con este relato de Ted Chiang, finalista del Hugo el pasado año y traducido al castellano por Manuel de los Reyes. Considero que tiene ideas brillantes para un artículo o un ensayo breve, pero me da la sensación de que falla en su concepción de relato. Aquí se entremezclan dos historias que versan sobre los efectos de la memoria en las personas a través de dos elementos clave: la introducción de la escritura en una tribu que no conocía la letra impresa, y que dependía únicamente de la tradición oral para recordar los hechos del pasado, y la expansión en la sociedad de una tecnología futurista que permite grabar todos los hechos de la vida cotidiana de una persona cualquiera, para que ésta pueda revisar los momentos de su pasado y guardar un recuerdo completamente preciso de todos los detalles. Como digo, Chiang plantea temas interesantes, pero el salto tan brusco y carente de relación entre ambas historias, la nula profundización en los personajes –pese a que una de las tramas hace hincapié en la construcción del individuo a través de los recuerdos– y en general la falta de una trama verdaderamente elaborada restan interés al resultado.

Si fueras un dinosario, amor mío

Calificaría a esta obra de Rachel Swirsky, ganadora del Nebula en 2013 y finalista del premio Hugo, como de engendro literario. Magnífico engendro, eso sí. Pilar san Román traduce al castellano este relato que más que pertenecer al género parece encuadrarse en la literatura experimental. A través de una especie de juego de alegorías la autora construye una historia cuyo significado se nos revela al final. El hecho de que sea tan breve y de que se cierre de manera tan contundente hacen que solo tenga palabras positivas para esta historia.

La Amaryllis

Carrie Vaughn proporciona un brusco giro de timón a la antología con esta historia traducida por Carlos Pavón y que se hizo con el premio WSFA Small Press en 2011, además de quedarse a las puertas de conseguir el Hugo ese mismo año. Si en el resto de las historias estábamos ante cuentos que se la jugaban todo al tono o a sus ideas de partida, en este caso el relato brilla por su ambientación. En unas pocas páginas Vaughn construye un mundo postapocalíptico en el que la humanidad, para sobrevivir, ha tenido que transformar las recomendaciones ecológicas en un estricto modo de vida. Los recursos naturales –en el caso del relato, la pesca– son escasos, y los seres humanos deben limitar la explotación que hacen de ellos para garantizar su supervivencia. Un clan liderado por la protagonista de la historia trata de que se reconozca su derecho a una cuota justa de recursos, e incluso a la posibilidad de tener un hijo. Un cuento bien trabajado.

A la deriva en el Mar de las Lluvias

La novela corta de Ian Sales que da título a la antología, y que se hizo con el premio British Science Fiction del año 2012 en su categoría, además de quedar finalista del Sidewise, plantea casi más interrogantes de los que resuelve. Traducida por Diego de los Santos, sí que conserva el mismo nivel de calidad literaria que el resto de las historias. No obstante resulta menos brillante y un poco recargada de páginas para lo que cuenta. Sales nos pone en la piel de un grupo de científicos instalados en la luna que presencian la destrucción de la tierra. El problema, para mí, radica en que la historia se construye sobre un llamativo elemento (una ‘campana’ descubierta en la Alemania nazi, y que podría estar relacionada con otras dimensiones paralelas) del que apenas se nos ofrecen datos. Lo interesante de incluirla en la antología, no obstante, es que tiene algunas continuaciones que podrían llegar a nuestro país si el proyecto de Nova Ficción permanece en el futuro. Para eso es necesario el apoyo de los lectores. Vista la calidad de este libro, esperemos que no le falte.

Un comentario el “Naufragando en la mejor literatura con ‘A la deriva en el mar de las lluvias’

  1. Pingback: Naufragando en la mejor literatura con ‘A la deriva en el mar de las lluvias’ – Ciencia Ficción Perú

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Leyendo actualmente

Publicaciones por fecha

octubre 2015
L M X J V S D
« Sep   May »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: