El rincón de Koreander

“Ante él tenía una habitación larga y estrecha, que se perdía al fondo en penumbra. En las paredes había estantes que llegaban hasta el techo, abarrotados de libros de todo tipo y tamaño”. La historia interminable, Michael Ende – BLOG DE LITERATURA FANTÁSTICA –

La detective que llevaba amuletos mágicos en el bolso y mitos muertos en el maletero

SERGIO S. MORÁN NOS PRESENTA A UNA PROTAGONISTA QUE DEJA CON GANAS DE MÁS EN ‘EL DIOS ASESINADO EN EL SERVICIO DE CABALLEROS’

Ágil, muy amena, con una protagonista que consigue caer bien, una voz narradora que puede resultar cargante tras varias páginas y una trama sin demasiadas pretensiones, pero que en líneas generales funciona. Esos son algunos de los atributos con los que se puede definir ‘El dios asesinado en el servicio de caballeros’, la novela que Sergio S. Morán ha publicado este mes de mayo en Fantascy, y que nos presenta a la detective de lo paranormal Verónica Guerra, más conocida en el submundo barcelonés como Parabellum.

Dios asesinado servicio caballeros“Verónica, alias Parabellum, es detective paranormal y debe enfrentarse a todo tipo de criaturas en su trabajo. Pero detener una guerra entre dioses griegos y nórdicos puede ser demasiado incluso para ella.

Verónica Guerra, alias Parabellum, se acaba de encontrar el cadáver de un dios griego en el maletero del coche y no recuerda qué hace ahí. Pero Verónica es detective paranormal y eso no es lo más raro que ha visto.

Todo apunta a que ha sido apuñalado en un caso más de peleas de bandas entre panteones mitológicos y mucha gente parece interesada en que no lo remueva más de lo necesario. A Verónica le gusta su trabajo y un misterio así puede ser difícil de ignorar; aunque quizá no tanto cuando hay facturas que pagar y otros casos que resolver.

El problema es que tras el descubrimiento del cadáver los acontecimientos se precipitan, con el riesgo de que dos facciones divinas acaben declarándose la guerra en pleno centro de Barcelona. Verónica tendrá que vérselas con valkirias, vampiros, fantasmas y duendes irlandeses y evitar acabar siendo convertida en piedra si quiere resolver el caso. Y todavía debe sacar tiempo para llevar su coche a pasar la ITV.

No es una semana fácil para Verónica. Pero nadie dijo que ser detective paranormal fuera un trabajo fácil”.

Lo fácil sería definir a Parabellum como un trasunto de Harry Dresden, el mago investigador creado por Jim Butcher. Pero para ser honestos, la protagonista de ‘El dios asesinado…‘ tiene una personalidad propia que comienza a asomar ya en las primeras páginas. Es un personaje acorde al estilo del libro: construido a base de clichés, pero al mismo tiempo con la suficiente dosis de ideas propias como para tener carisma y despertar el interés.

Parabellum es una rubia de 33 años sin demasiados complejos, un tanto demasiado orgullosa e inconsciente, con problemas de dinero, amigos de talentos extraños, ennoviada con un periodista que se dedica a crear y cerrar blogs,un bolso lleno de amuletos y objetos mágicos, y que arrastra un extraño episodio en su pasado. Tiene madera de detective de saga y deja con ganas de más. Si todo va bien, no tardaremos en recibir una nueva dosis, porque aunque estamos ante una historia autoconclusiva, es evidente que da comienzo a una serie. Así lo avanza el propio autor en la entrevista que le concedió a Laura Fernández para la web Fantifica, donde por cierto se puede leer un relato con la misma protagonista: ‘Los muertos me quieren (muerta)‘. “(…) Ya tengo una idea para una segunda entrega, que transcurriría en Madrid y que quizá escriba este verano, en Llanes, cuando me encierre durante dos meses, como hice hace dos veranos para escribir ésta“, señala Morán tras reconocer que esto era algo que no tenía “nada claro al principio“.

Seamos sinceros, cuando aparezca la segunda parte yo querré leerla. A mí ‘El dios asesinado…‘ me ha gustado a pesar de su estilo repetitivo, pero es importante dejar claro este punto. Las primeras páginas llama la atención. Tenemos una voz narradora, la de la propia Parabellum, que está demasiado presente en la historia y que a veces se pasa de guasona. Todo el tiempo, diría yo. Recuerda a esas voces en off de las películas de detectives, tan aficionadas a matizar todo con comentarios cínicos y chistosos, solo que a Morán se le va un poco de las manos. Es un tipo de humor que se agota rápido –casi siempre gira en torno a lo mal que anda de dinero la protagonista, lo curioso que es el trabajo de un detective paranormal, o el mal genio que se gastan las criaturas mágicas–, y cuando eso ocurre, resulta cargante. Sobre todo porque este tipo de anotaciones aparecen casi en cada página, lo que significa que en un libro con 336, como es el caso, tenemos fácilmente 200 incisos de este tipo. Al final estas frases sacan al lector de la historia, y más aún cuando son excesivamente largas y rebuscadas. Por ejemplo, esto nos dice Parabellum mientras está en un local de alto standing y pude una cerveza: “El camarero me dijo el nombre de una marca que no sería capaz de repetir y, tras asentir sin atreverme a confesar mi ignorancia, me trajo una botella con algo escrito en la etiqueta que era incapaz de pronunciar, pero que no se parecía fonéticamente en nada a lo que había dicho el camarero“. Está claro que con “El camarero me dijo el nombre de una marca que no sería capaz de repetir” ya íbamos sobrados.

Tampoco debería ser algo que desanimara a nadie. A menudo Morán nos deja comentarios realmente ingeniosos, cargados de humor, y que nos dibujan una sonrisa en la cara. Sin embargo, lo verdaderamente importante es que consigue dotar a la novela de ritmo vertiginoso, y salvo por estas pequeñas turbulencias, durante la lectura nos sentimos a bordo de un cohete en el que se suceden las escenas de acción, las criaturas imposibles y las situaciones estrambóticas.

En el libro tenemos valkirias, gorgonas, espíritus y vampiros, y todos están bien aprovechados. Hay pequeños misterios que se van resolviendo durante la lectura, y que resultan satisfactorios, salvo quizás una pequeña contradicción cuando se sospecha de un posible dopplenager, y donde es posible que patine un poco. Hay personajes bastante estereotipados, como el presentador de un programa del corazón que resulta ser gay, el barman de un tugurio que curiosamente tiene mal humor y aficionado a las palabras malsonantes, o la pitonisa que se inventa un acento exótico para engatusar a los clientes, pero incluso estos dos últimos están lo bastante bien elaborados como para terminar resultando interesantes. Y principalmente tenemos a una protagonista que funciona, que se carga a los hombros todo el peso de la novela, y que demuestra estar a la altura.

El dios asesinado…‘ dista mucho de ser un libro redondo, pero entretiene y divierte más que la mayoría de libros que sí lo son. Morán no parece aspirar a crear una mitología única, y aún así consigue apropiarse de elementos ya conocidos y de fórmulas exploradas para crear un universo propio e interesante. Lo hace gracias a una trama principal sencilla y efectiva, que se resuelve con el clásico enfrentamiento apoteósico, y a la que se le añade una pequeña historia secundaria sobre espíritus, predecible pero bien resuelta, así como algunos momentos de la vida personal de la protagonista que consiguen resaltar el carácter de Parabellum. Morán también se guarda una bala en la recámara y nos revela en las primeras páginas que su detective guarda algunos esqueletos en el armario (no literalmente, o quizás sí, quien sabe), lo que una vez más apunta a futuras entregas.

Al final, lo cierto es que ‘El dios asesinado…‘ es un libro equilibrado en lo que cuenta, divertido en su planteamiento, y a veces también un poco torpe en el estilo. Pero lo suple con personalidad propia, y solo por eso ya merece la pena darle una oportunidad. Quizás esta novela no sea ambrosía, pero ojo, sí que puede crear adicción.

Nota: 6,5 sobre 10.

Pros: La detective Parabellum es un personaje al que apetece seguirle la pista, y muchas de las situaciones que ofrece la novela resultan muy divertidas.

Contras: La voz narradora se hace cargante por lo repetitivo. Las acotaciones que al principio son graciosas acaban por sacarnos de la lectura.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 30/05/2016 por en Reseña y etiquetada con , , , , .

Leyendo actualmente

Publicaciones por fecha

mayo 2016
L M X J V S D
« Oct   Jun »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: