El rincón de Koreander

“Ante él tenía una habitación larga y estrecha, que se perdía al fondo en penumbra. En las paredes había estantes que llegaban hasta el techo, abarrotados de libros de todo tipo y tamaño”. La historia interminable, Michael Ende – BLOG DE LITERATURA FANTÁSTICA –

Cuando el monstruo no está bajo la cama, sino con la cabeza en la almohada

FATA LIBELLI PUBLICA LA ANTOLOGÍA DE RELATOS ‘ECCE MONSTRUM’, “UN BESTIARIO CONTEMPORÁNEO” DE NATHAN BALLINGRUD

Para mí suscribirse  a ‘Fata Libelli‘ es como entrar a un restaurante en el que no necesitas abrir la carta. No hace falta conocer los platos del día, ni las recomendaciones del chef. Sólo te sientas a la mesa, desdoblas la servilleta y esperas a que te sirvan, convencido de que no saldrás de allí con hambre. Digo esto porque no conocía la existencia de Nathan Ballingrud ni de su colección de relatos ‘North American Lake Monster‘ de la que proceden la mayoría de los cuentos incluidos en ‘Ecce Monstrum‘, y aún así estaba bastante convencido de que sus historias no me iban a dejar indiferente. Claro, son ya dos años comiendo asiduamente en el mismo sitio.

Ecce Monstrum“Parejas que tras veinte años de matrimonio tienen una relación zombie, machos alfa que un día se topan con verdaderos hombres lobo en bosques solitarios, expresidiarios que pueden enfrentarse a todo salvo a monstruos de río y a sus hijas adolescentes… Ecce monstrum es un descarnado bestiario de monstruos clásicos y de humanos monstruosos, de los más fieras bajezas humanas y de la salvación que proviene de aceptar nuestra bestia interior. Estos cuentos, premiados con el prestigioso Shirley Jackson Award, han convertido a Nathan Ballingrud en la nueva estrella del terror contemporáneo”.

Con ‘Homo homini lupus‘, de Robert Shearman ya me llevé una grata sorpresa. Entonces las historias contenidas en aquel libro me transportaron a un lugar incómodo e inquietante, como viajar haciendo autoestop en el coche de un tipo con sangre bajo las uñas. Recuerdo especialmente ‘Hagas lo que hagas‘ en la que un tipo condenado al infierno por ateo debe compartir cuarto con el perro de Hitler. Es una situación cómica, que casi cuesta tomarse en serio, pero de vez en cuando el relato abre la boca y te enseña los dientes. Sucede, por ejemplo, cuando el perro –Woolfie– dice eso de: “Cuando me decía que fuera por un palo, yo no hacía más que obedecer”.

En ‘Ecce Homo‘, en cambio, los relatos te enseñan los dientes todo el tiempo, y a veces hasta te muerden un poco. Desde el primero, ‘El buen marido‘, que empieza con un cadáver flotando en una bañera y el esposo de la difunta sentado en la taza del retrete sufriendo un atisbo de erección. Ballingrud no quiere que nos pongamos cómodos y disfrutemos de su historia, quiere que ansiemos leerla aunque a veces no nos guste y tengamos que girar la cabeza como si apartáramos la vista. “¿Incómodo?, pues espera y lee esto. ¿Chungo, verdad? Y ahora mira lo que pone aquí”.

Tampoco es que leer ‘Ecce Homo‘ sea ningún ejercicio de masoquismo. Los seis relatos de la antología se disfrutan gracias a sus patéticos aunque poderosos personajes, sus situaciones estrambóticas y hasta por sus finales abruptos que son un poco igual a esos sueños breves de los que uno se despierta sintiendo que cae al vacío. ‘El buen marido‘ es un magnífico punto de entrada a este mundo loco donde los zombies, los vampiros, los fantasmas y los hombres lobo no son la verdadera fuente de terror, sino únicamente el instrumento del que los verdaderos monstruos, personas de carne y hueso como tú y como yo, se valen en las historias.

Y no exagero. Todas esas criaturas están en los relatos de Ballingrud. En la primera historia hay una muerta en vida que de repente se transforma en una muerta viviente, y sin embargo es su marido el que verdaderamente llega a inspirarnos miedo. Tenemos a un tipo que arrastra el fantasma del Huracán Katrina dentro de su pecho en ‘Estación de paso‘, y a quien sin embargo le dominan demonios mucho más poderosos. Hay un sanguinario vampiro que ha encontrado refugio en los cimientos de una casa, y un chaval al que abandonó su padre le utiliza sin escrúpulos en ‘Bajo el sol abrasador‘. En ‘Monstruos de los lagos de Norteamérica‘ el cadáver de una criatura abisal se pudre junto a una cabaña, pero ocurre que es dentro de esa casa donde el aire es verdaderamente irrespirable. Aunque en ‘Los monstruos del cielo‘ unas misteriosas criaturas caen a la tierra, para el matrimonio protagonista el verdadero horror vive en el cuarto vacío de su hijo. Y en ‘Acre Salvaje‘ un licántropo se ha dado un festín de sangre, y sin embargo ha sido la crisis la que de verdad ha herido de muerte a la mayoría de los personajes.

Ecce Monstrum, he aquí al monstruo. Descarnado y desprovisto de artificios. No en una esquina, oculto en sombras, sino bajo los focos. Quizás no sea como uno se lo podía esperar. Y es que Nathan Ballingrum no juega a mostrarnos un Doctor Jekyll y un Mister Hyde. No habla de la humanidad que reside dentro del mal, ni de la oscuridad que habita en nosotros. Más bien nos recuerda todo el rato que el verdadero terror no se encuentra a la vuelta de la hoja, sino al doblar la esquina.

2 comentarios el “Cuando el monstruo no está bajo la cama, sino con la cabeza en la almohada

  1. Pingback: Fata Libelli publicará una antología de cuentos en castellano | El rincón de Koreander

  2. Gabriel
    06/02/2017

    Qué buena tu reseña! Pero escribiste dos veces “Ecce homo”. Ése es de Nietzsche. Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 04/07/2016 por en Reseña y etiquetada con , , .

Leyendo actualmente

Publicaciones por fecha

julio 2016
L M X J V S D
« Jun   Sep »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: